Lo más visto

Más de El Salvador

Un hogar de madres para esperar un nuevo ser

Se ha atendido unas 2,500 mujeres desde 2010. Uno de los objetivos es contribuir en la reducción de los índices de muertes infantiles.
Enlace copiado
Adecuado.  Las embarazadas tienen en el hogar materno la asistencia necesaria.

Adecuado. Las embarazadas tienen en el hogar materno la asistencia necesaria.

Traslados. La alcaldía ha puesto a disposición del hogar una ambulancia para trasladar a las embarazadas, aunque en el hogar quisieran que fuera permanente.

Traslados. La alcaldía ha puesto a disposición del hogar una ambulancia para trasladar a las embarazadas, aunque en el hogar quisieran que fuera permanente.

Un hogar de madres para esperar un nuevo ser

Un hogar de madres para esperar un nuevo ser

Enlace copiado
Para las mujeres de escasos recursos económicos que viven en zonas de difícil acceso en el departamento de Sonsonate y que están por dar a luz se vuelve muy complicado dicho momento. Pero han encontrado una alternativa de cuidado previo y posterior al parto. Se trata del Hogar de Espera Materna.

A este llegan las mujeres a quienes les falta casi una semana para dar a luz, donde se preparan antes de ser llevadas al Hospital Jorge Mazzini, en el momento justo que van a tener a su bebé.

El hogar, ubicado en el pasaje 1 de la colonia Las Asturias, en la ciudad de Sonsonate, comenzó a funcionar en septiembre de 2010 gracias al apoyo de la cooperación internacional y la atención del personal del Ministerio de Salud.

La intención es asistir a mujeres de escasos recursos y de zonas alejadas de la ciudad en un espacio donde puedan descansar y alimentarse unas horas antes del parto. El local está equipado para ocho pacientes que llegan recomendadas por las unidades de salud del departamento de Sonsonate y zona sur de Ahuachapán y La Libertad.

De acuerdo con la coordinadora del hogar, Carmesí Ónice Pacheco, al hogar se presenta un promedio de 45 mujeres embarazadas mensualmente, a quienes se les brinda alojamiento y alimentación de forma gratuita. Ellas portan nada más sus objetos de limpieza personal y se encargan de preparar los alimentos que se les proporcionan en la cocina.

Una vez en el hogar las futuras madres están al cuido de personal especialista en actividades materno-infantil del Ministerio de Salud y un médico diario que se encarga de examinarlas. “La idea es que las mujeres estén en óptimas condiciones al momento de dar a luz y si existe alguna complicación antes las enviamos para el hospital”, explicó Pacheco.

Para el traslado se pide el apoyo de una ambulancia de FOSALUD, de la Cruz Roja y hasta de la policía, porque el hogar carece de un medio de transporte.

Una semana antes de la fecha programada del parto y entre dos o tres días después del nacimiento, las madres permanecen en el hogar, se les brinda transporte hacia el centro médico y después se mandan a traer. En ocasiones existe la posibilidad de que la madre junto al bebé sean llevados hasta su casa.

Con el apoyo a las madres las autoridades de Salud pretenden reducir la mortalidad infantil y, de hecho, señalan que hasta el momento esto se ha logrado en el departamento de Sonsonate.

Según Pacheco, han atendido hasta niñas de 13 años y mujeres hasta de 45; las primeras en algunos casos dieron a luz producto de una violación, casos que son investigados por las autoridades.

“Lo que nos interesa en el hogar de espera materna es ofrecer la atención a la mujer embarazada y los cuidos de salud y alimentación”, reiteró Pacheco.

Durante su estadía en el hogar las pacientes pueden recibir visita dos veces al día de sus familiares, en ocasiones no, debido a la distancia donde viven.

Por segunda vez

Ada Edith Méndez a sus 37 años espera su noveno hijo y es la segunda vez que visita como huésped materna el hogar de Sonsonate. Es originaria de San Pedro Puxtla (Ahuachapán). Fue madre por primera vez apenas a sus 17 años y en la actualidad espera a su noveno hijo. Dice sentirse cómoda en el hogar de espera materna; de hecho, en su primera vez llegó para recibir a su hija Joselin Mariela, quien actualmente está por cumplir dos años.

Por vivir en la zona rural la distancia para llegar al hospital de Sonsonate en caso de emergencia o con labor de parto en la noche le resulta muy difícil, por lo que el hogar de espera ha sido de gran alivio.

Tags:

Lee también

Comentarios