Un pueblo que quiere vivir mejor

Enlace copiado
Estación.  Momento que recrea el pasaje cuando “la Verónica” limpia el rostro ensangrentado de Jesús.

Estación. Momento que recrea el pasaje cuando “la Verónica” limpia el rostro ensangrentado de Jesús.

Tristeza.  El Viernes Santo es el día del máximo sacrificio entre los católicos.

Tristeza. El Viernes Santo es el día del máximo sacrificio entre los católicos.

La Virgen.  Las mujeres encargadas de llevar la imagen más grande de la Virgen María llevan cubierto el cabello.

La Virgen. Las mujeres encargadas de llevar la imagen más grande de la Virgen María llevan cubierto el cabello.

Un pueblo que quiere vivir mejor

Un pueblo que quiere vivir mejor

Enlace copiado
Los cartones bajo las rodillas de los penitentes alcanzan para dos o cuatro pasos a gatas. Sus familiares o amigos ocupan toallas, y hasta blusas, para ayudarlos a soportar el camino hasta El Calvario. Detrás viene la procesión del vía crucis que sale del barrio de San Esteban, un paisaje móvil pintado de morado, negro, blanco y rojo.

El sol de las 8:30 de la mañana ya empapó de sudor los rostros de los cargadores. El Cristo y su madre avanzan sobre los hombros de feligreses durante una de las más conocidas tradiciones en el país. Ayer los seguidores del catolicismo recordaron la pasión y muerte de Jesús, desde el barrio de San Esteban, pasando los penales hasta los municipios con actividades más coloridas.Alfonso Guzmán, el párroco de El Calvario, mencionó que este año está dedicado, como ha dicho el papa Francisco, a la misericordia. Es el mensaje que desean transmitir. En la iglesia de La Merced, cerca del castillo de la Policía, una mujer que dramatiza la voz de la madre de Jesús exclama: “Hijo, mi razón no alcanza a comprender tanta crueldad. Mi alma no lo soporta”.

En el centro histórico no parece día feriado, excepto porque no pueden pasar los carros cerca. Las ventas ambulantes y fijas, más la música con alto volumen, siguen igual. “Sombreritos, sombreritos, mire, la niña se le está quemando”, dicen. Hasta representantes de las parroquias llevaron ventas de aritos, escapularios y novenas.

En el lugar había 28 policías, más otros 15 de Tránsito. También asistieron los Camilleros y elementos de la Cruz Roja.

Guzmán, el párroco, mencionó que las pandillas han respetado las procesiones. Pero el párroco está preocupado porque los pandilleros que dominan en la zona tienen “un toque de queda”, que ha limitado la asistencia de más personas a misa. “Nuestra esperanza está en Dios. Pronto todo esto terminará”, destacó el párroco, que llevaba una gorra blanca con la marca de una tienda de helados. Guzmán calculó que los asistentes a la procesión podían contarse por centenares.

Un agente de la Policía que custodiaba en la zona negó tener conocimiento de un toque de queda. También Sandra López, vicepresidenta de la Asociación Vía Crucis, dijo que quizá los mismos rumores mantienen a la gente alejada de las actividades de la iglesia: “Hay días que por la misma preparación de la Semana Santa hemos salido a las 11 de la noche o a la medianoche y no ha pasado nada”.

López tiene nueve años de ser parte de la asociación. Ella menciona que sí resienten ver cada vez menos jóvenes, incluso a la hora de la misa. El centro histórico es una de las zonas donde la Policía Nacional Civil ha tratado de aplicar nuevas estrategias para recuperar el control del territorio, según han declarado los titulares de la institución.

Hacia el final de la calle de la Amargura, los penitentes ya muestran el daño del sol y el asfalto que hierve. Los pies descalzos saltan con cada paso y quienes van a gatas terminan esa calle a puro resoplido.

Adentro de El Calvario, los feligreses que acompañaron desde las 7 de la mañana exclaman “gracias, Señor”, tras cuatro horas de recorrido.

“Levántate con Jesús. Él te da otra oportunidad”, dice Guzmán, durante el acto solemne de crucifixión. “Es Jesús el que acompaña al pueblo en la ruta de la amargura. Un pueblo que quiere vivir mejor, que merece vivir mejor”, agregó el párroco de El Calvario.

Lee también

Comentarios

Newsletter