Lo más visto

Un reto a la paciencia y una prueba a la cortesía

<p>El día pintaba bien. Al menos no amaneció caluroso. El sol se resistía a salir de entre las nubes grises. Hasta ahí, todo estaba bien porque la realidad era otra al salir rumbo al trabajo, para los miles de salvadoreños que transitan a diario por el tramo de Los Chorros: era el primer día de prueba de tráfico.</p>
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>Esto también significaba un verdadero reto a la paciencia y a la cortesía, la que muchos dejaron dormida en casa. Y es que todo era un caos desde antes del desvío de Opico, incluso ni había salido el sol y muchos aseguran que había colas de vehículos, buses, microbuses y transporte pesado, apuñados hasta llegar al famoso Poliedro donde forzadamente debían “formarse” en un solo carril para poder salir de ese caótico embudo. Lo que normalmente se recorre en cinco minutos, para algunos significó, ayer, hasta dos horas.</p><p>Camiones del transporte pesado fueron obligados por los cuatro policías de tránsito que estaban a esa hora –justo en ese punto– a retroceder su marcha. ¿Cómo? Pues en el mismo carril, lo que empeoró aún más la situación, porque mientras ellos intentaban llegar hasta el desvío a Lourdes –que era el más cercano a esa altura– los buseros y microbuseros hacían de las suyas tratando de meterse a la calle por donde pudieran y como pudieran.</p><p>No les quedaba de otra a los automovilistas –que también hacían malabares para avanzar e ignorando esa famosa regla de “guarde su distancia”– que ceder el paso y como resultado, más estrés. Mientras algunos usuarios del transporte colectivo preferían dormir, los vendedores ambulantes “hacían su día” e informaban cómo era el panorama en los metros que faltaban por recorrer justo antes de llegar al inicio de la carretera, donde el tráfico era lento pero fluido.</p>

Tags:

  • el-salvador
  • social

Lee también

Comentarios