Lo más visto

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

Los hallazgos de culebras o serpientes en la zona urbana de San Salvador son acontecimientos poco frecuentes, pero posibles y a cualquiera le pueden ocurrir. Sin embargo, es un fenómeno que no debe tomarse a la ligera, por lo que se hace importante saber qué hacer en caso encontrar una.
Enlace copiado
¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

¡Una culebra! ¿Qué debo hacer?

Enlace copiado
El hallazgo de culebras en la zona urbana de San Salvador volvió a ser noticia ayer, 23 de enero, cuando una serpiente fue encontrada en la 3ª calle Poniente, entre la 1ª avenida Norte y avenida España, en pleno centro de San Salvador.

Este caso hizo recordar al del pasado 14 de agosto de 2016, cuando una “masacuata” (boa constrictor) fue encontrada en la carretera a El Boquerón.


Esta fue la culebra encontrada en carretera a El Boquerón. (Foto: Coretesía)

Lea también: Culebra hallada en el centro de S.S. fue atrapada por vendedores

Ante la posibilidad de encontrar un reptil como este en el hogar o por la calle, Isabel Contreras, miembro del equipo técnico de la Fundación Zoológica de El Salvador (FUNZEL), explica la importancia de reaccionar adecuadamente y, sobre todo, no intentar apresar a la culebra. “La gente tiende a reaccionar de varias formas porque, comúnmente, se piensa que todas las serpientes son venenosas. Pero no es así”, aseguró.

Lea también: Hallazgo de culebra en calle al Boquerón generó tráfico, conductores se detuvieron a ayudarla ayudarla

¡Ojo: son ejemplares protegidos por ley!
El artículo 2 de la Ley de Conservación de Vida Silvestre establece que “Se entiende por vida silvestre las especies de la diversidad biológica que viven y se reproducen independientemente de la mano del hombre…ya sean éstas terrestres, acuáticas o aéreas, residentes o migratorias y las partes y productos derivados de ellas”.

Además, en su artículo 4, define que se considera como “cacería” a “todo acto de captura o recolección, viva o muerta de ejemplares de la vida silvestre y toda actividad asociada con la misma, ya sea para uso o consumo personal o para transferencia o venta a otras personas”, especificando que puede ser con o sin fines de lucro.


Artículos de la Ley de Conservación de Vida Silvestre.

Por lo tanto, este mismo marco legal establece que todo animal de vida silvestre (culebras o serpientes entre ellos) no pueden ser capturados ni puestos bajo cautiverio. El marco legal de vida silvestre sanciona, en su artículo 25, como falta leve la captura de un espécimen silvestre, sancionándolo, en el artículo 27, con una multa de entre uno a diez salarios mínimos. Dicha sanción puede ser interpuesta por el MARN en caso de una denuncia específica.


Artículos de la Ley de Conservación de Vida Silvestre

Entonces, ¿qué debe hacerse?
Según Contreras, si por alguna razón usted llega a encontrar una serpiente o culebra en su entorno, lo recomendable es tomar en cuenta los siguientes aspectos para saber cómo proceder:

Identificarla. “Las variedades de culebras o serpientes son muchas”, explica Contreras, “pero para dividir entre las que son venenosas y las que no lo son hay varias claves específicas”, agregó.
Dentro de esas claves se pueden mencionar: el color de las venenosas es más intenso y va desde tonalidades vivas hasta colores más fuertes y sólidos, mientras que las constrictoras (no venenosas) son de tonos oscuros y algunos distintivos más brillantes. Además, las constrictoras tienen la cabeza en forma de triángulo y, por ley natural, son inofensivas, es decir, si la culebra no hace intento de atacar al momento de acercarse, entonces no es venenosa.
Este, según Contreras, es el rasgo más característico para diferenciarlas, ya que al sentir la proximidad de un extraño, la culebra venenosa buscará atacar, mientras la constrictora intentará refugiarse.


Llamar a las autoridades indicadas. Tras identificar a la culebra encontrada, lo ideal es llamar a las autoridades responsables que, en estos casos, son el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y la Policía Nacional Civil (PNC) en su división ambiental, las cuales se encargarán de atrapar el espécimen y llevarlo a los refugios ya destinados para estas situaciones. 

Dejarla ir. “Si se encuentra una culebra, lo ideal es no intentar atraparla, ni mucho menos atacarla. Debe dejarla ir. Si se hace intento de capturarla se podría violentar la protección legal que tienen las masacutas y otros especímenes en El Salvador”, expresó Contreras.
Por lo cual, la mejor idea será dejar que la culebra se vaya y no intentar atacarla o atraparla. Cabe mencionar que la fuerza de una constrictora puede romper huesos y dañar seriamente las extremidades, por lo que no debe considerársele menos peligrosa.

Y si eso no funciona… Pues se debe buscar refugio y alejarse del animal lo más que se pueda. “Las serpientes venenosas son agresivas y buscarán atacar al sentir la proximidad de un ser humano.
Al notar ese detalle, la persona debe alejarse, llamar a las autoridades y ponerse a salvo, ya que una picadura de serpiente puede ser letal y difícil de tratar médicamente”, aseguró la especialista.


Capturar una culebra no es lo más recomendable, según FUNZEL. (Foto: Cortesía) 
 

Tags:

  • marn
  • culebras
  • masacuatas
  • funzel
  • el salvador
  • vida silvestre

Lee también

Comentarios