Lo más visto

Una fiesta que pintó cientos de sonrisas en los corazones

Enlace copiado
Alegría.  Los niños que forman parte de la Fundación Ayúdame a Vivir disfrutaron a más no poder de la fiesta navideña que se realizó en el Museo Tin Marín.

Alegría. Los niños que forman parte de la Fundación Ayúdame a Vivir disfrutaron a más no poder de la fiesta navideña que se realizó en el Museo Tin Marín.

Una fiesta que pintó cientos de sonrisas en los corazones

Una fiesta que pintó cientos de sonrisas en los corazones

Enlace copiado
Al tratar de explicar la emoción, la alegría, de los 328 niños que llegaron ayer al Museo Tin Marín, uno se puede quedar muy corto; pero donde hay total certeza es que la felicidad invadió sus cuerpos y olvidaron por unas horas el hospital. Los niños que apoya la Fundación Ayúdame a Vivir

disfrutaron de principio a fin la fiesta que les organizó la fundación en el museo de los niños.Abigaíl, de 5 años, acudió junto a su madre a disfrutar de la fiesta que les tenían preparada: la niña y su mamá abordaron uno de los autobuses que transportó también a los otros 327 niños sin saber que al llegar les esperarían momentos que quedarían guardados en corazones.

Este año, Ayúdame a Vivir se propuso festejarles y que aprendieran nuevas cosas, que tuvieran nuevas sensaciones y decidieron hacerles la fiesta en el Tin Marín.

En cada recorrido, los ojos no les alcanzaban a los niños para ver las exhibiciones y poco a poco se dejaron llevar con sus padres por el entusiasmo.

Abigaíl fue una de ellas. El próximo 31 de enero cumplirá dos años de su tratamiento de cáncer. Su madre resumió este año recordando: “El primer año fue bastante complicado, pero gracias a Dios y a los médicos que están siempre pendientes de ellos hemos salido adelante”.

La niña, al igual que el resto de pacientitos con cáncer, olvidaron por un momento las agujas, los tratamientos, quimioterapias y centraron su atención en Santa Claus y Mamá Claus. Las dinámicas les cautivaron, bailaron e hicieron las coreografías del “Chu chu ua”. Las sonrisas fueron inevitables.

“Ver la sonrisa de un niño que está en esta situación tan complicada es un regalo para todos los salvadoreños; que se den cuenta de que aquí el cáncer infantil sí se cura”, dijo Leonor de Llach, presidenta de la Fundación Ayúdame a Vivir.

En sus 25 años de trayectoria de la fundación, que es la única institución a escala nacional que ofrece tratamiento gratuito a niños y adolescentes que padecen algún tipo de cáncer, ha logrado que 70 % de los pacientes haya salido de manera satisfactoria del programa.

Aproximadamente se registran anualmente 200 nuevos ingresos de niños con cáncer al programa de la fundación. Si se trata de una leucemia, su tratamiento puede llevar dos años y medio para ser curada, si es que no tiene retrasos (si no le da catarros o un retroceso); si es un cáncer en cualquier parte del cuerpo puede durar de un año a año y medio, pero tienen que quedarse con la fundación los cinco años siguientes de haberlos declarado curados.

“Es un camino largo y muy caro”, reflexionó la presidenta de la fundación, mientras a un costado los niños le pegaban a una piñata para sacarle dulces. El presupuesto anual de Ayúdame a Vivir es de $3 millones, por lo que siempre se necesita el apoyo de las personas.

Jéssica Ventura, la mamá de Abigaíl, es consciente de eso. “Les agradecemos a las personas que hacen esto porque Dios es el que toca sus corazones para que hagan todo esto, ya que no es algo sencillo porque se gasta bastante, pero que Dios los bendiga y les multiplique lo que hacen por estos niños que lo necesitan bastante”, dijo la madre, mientras tomaba de la mano a su hija.

En agosto, la fundación lanzó la campaña “Sumando amor, sumamos vida”, donde una persona se puede convertir en padrino al aportar $5 mensuales que sirven para dar tratamientos integrales a los niños con cáncer y cubrir los gastos médicos. Los tipos de cáncer más frecuentes en los niños son tumores sólidos y leucemia linfoblástica aguda.

“Salvar una vida vale la pena y ver tanta sonrisas aquí es el regalo más grande que le puede traer a usted Santa Claus”, dijo con una gran sonrisa Leonor de Llach.

Tags:

  • cancer
  • niños
  • Ayúdame a Vivir
  • fiesta
  • Tin Marín

Lee también

Comentarios