Lo más visto

Más de El Salvador

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Aunque la obra es gratificante, los altruistas también se llevan un impacto al ver de cerca las condiciones en que viven los que no tienen una casa donde vivir.
Enlace copiado
Foto cortesía.

Foto cortesía.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Una vespa, panes y café para visitar a las personas sin hogar en S.S.

Enlace copiado
Una vespa para movilizarse, panes y café para ayudar esa noche  a los más desposeídos de El Salvador.

En esto enfocaron parte de su noche miembros del Vespa Club El Salvador, quienes ayer decidieron hacer una obra de caridad con las personas sin hogar que deambulan en San Salvador y quienes en estos días viven aún con más aflicción por las bajas temperaturas en las horas nocturnas.



En diez vespas, solos o en pareja, varios miembros del club visitaron a los indigentes que duermen en la zona de la Biblioteca Nacional, la ex Procuraduría General de la República y el refugio Katia Miranda, todos en San Salvador.



La idea surgió esta semana en el club y rápidamente se organizaron para reunir un poco de dinero entre ellos mismos. El menú incluía panes con frijoles, pan dulce y un vaso de café.



Aunque es una experiencia gratificante al ayudar a los que menos tienen, uno de los miembros también contó que es duro enfrentar de cerca la realidad de cerca de 250 indigentes, que no tienen comida ni un techo donde dormir.



Al final del recorrido, el grupo se tomó la fotografía del recuerdo que se va al archivo de las diversas actividades que realizan en pro de los necesitados.



El Vespa Club de El Salvador participa de manera regular en actividades altruistas a lo largo de cada año desde hace unas décadas. Como en la organización hay varios miembros que conocen el arte de hacer reir a otros con disfraz de payaso, también visitan hogares de niños, ancianos y enfermos de cáncer para tratar de aliviar sus penas de alguna manera.

Tags:

  • vespa
  • club vespa el salvador
  • personas sin hogar
  • indigentes

Lee también

Comentarios