Lo más visto

Más de El Salvador

Una visita de la Politécnica que le cambió la vida

La universidad llegó al instituto de Elisa cuando estaba por finalizar su bachillerato. Así supo de las becas y solicitó una.
Enlace copiado
Enlace copiado

Soy Elisa Yasenic Sandoval Moz, tengo 20 años de edad, estudio en la Universidad Politécnica de El Salvador, la carrera de Ingeniería en Ciencias de la Computación. Ha sido un camino de mucho esfuerzo que gracias a Dios y a la oportunidad que la universidad brinda con su plan de becas he llegado hasta aquí. Se preguntarán cómo obtuve esta oportunidad. A raíz de la situación económica que muchas familias atravesamos me era muy difícil pensar que podía acceder a una carrera universitaria; pero Dios tenía otro plan para mí.

Cuando cursaba mi primer año de bachillerato, personal de la universidad visitó la institución donde yo estudiaba a presentar sus planes de estudio y las becas a la que los estudiantes podíamos optar.

Al terminar mi educación media me acerque a la universidad en busca de una oportunidad, llegué en compañía de mi mamá a buscar información a atención al estudiante, donde nos mandaron con el responsable.

Mi primera bendición fue participar en el campamento informático que la universidad brinda a los estudiantes del área básica para obtener conocimientos sobre programación y robótica, que hace cada año. Después de presentar los documentos requeridos se me informó que había sido bendecida con una media beca. Desde ese momento me dediqué a cumplir con los requisitos que la universidad tiene establecidos para poder mantenerla.

He sido partícipe en promocionar los servicios de la universidad a diferentes instituciones, en asesoría e inscripción de materias en mi alma máter, en ferias de universidades, y por segundo año consecutivo he formado parte del cuerpo de instructores de los campamentos informáticos, también formo parte de los instructores de Física I y Física II. De todo esto he adquirido mucha experiencia, a parte de que hago lo que me gusta, explorar otras áreas de las cuales he descubierto más cualidades en mí.

En 2017 solicité obtener la beca completa, la cual se me acreditó, gracias a Dios y a mi excelencia académica que es uno de los requisitos para poder optar a ese beneficio.

Hoy en día formo parte del programa de becas de la universidad, que para mí ha sido una de las más grandes bendiciones que Dios, por medio de todos los que hacen posible esto, me ha brindado.

Agradezco, pues no solo he obtenido conocimiento académico, sino que he podido cosechar muy buenos amigos, mentores de los cuales he podido aprender mucho, por lo cual quiero decirles: muchas gracias.

Lee también

Comentarios