Lo más visto

Unidad Penal FGR interroga a Vanegas por compra de licores

El presidente de CEPA, Nelson Vanegas, declaró ante la Fiscalía por la compra de licores en la autónoma. Vanegas llegó a una Fiscalía dirigida por Douglas Meléndez, quien recién en enero dejó la Gerencia Legal de CEPA para ser fiscal general.
Enlace copiado
Unidad Penal FGR  interroga  a Vanegas  por compra de licores

Unidad Penal FGR interroga a Vanegas por compra de licores

Unidad Penal FGR  interroga  a Vanegas  por compra de licores

Unidad Penal FGR interroga a Vanegas por compra de licores

Enlace copiado
Nelson Vanegas, presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), declaró ayer ante la Fiscalía General de la República (FGR) por los gastos en bebidas alcohólicas y alimentos que realizó la empresa autónoma del Estado entre junio de 2014 y marzo de 2016.

El funcionario atendió ayer el citatorio que le hizo la Fiscalía, que investiga un posible despilfarro o malversación de fondos dentro de esa institución. En esta oportunidad se presentó ante el director de Intereses del Estado, así como ante el jefe de la Unidad Penal del Estado y una fiscal de esa misma unidad.

El presidente de CEPA les aseguró a los fiscales que no existe malversación de fondos en la empresa estatal y que los gastos realizados para los alimentos y las bebidas que reveló LA PRENSA GRÁFICA provienen de fondos de la autónoma, que también son fondos públicos ya que están sujetos a la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública. “Lamento que se tome de esta forma y cómo se ha tomado. Realmente no es un malgasto gastar en capacitaciones para nuestra gente”, explicó Vanegas.

Según documentos obtenidos por medio de la Unidad de Acceso a la Información Pública (UAIP) de esa empresa, altos funcionarios de CEPA gastaron $231,507.03 en alimentos y bebidas, incluidos licores, entre junio de 2014 y marzo de 2016.

El funcionario reconoció el pasado miércoles que los gastos revelados por LA PRENSA GRÁFICA son “totalmente insignificantes” si se comparan con lo que la gestión significa. Según dijo, los importes de alimentación representan “solamente” un 0.15 % de gastos de la gestión de la institución, “que es casi nada”. En cuanto a las bebidas embriagantes, aseguró que se trata solamente de un 0.03 % del total presupuestario destinado para gastos de gestión.

Al salir del citatorio, luego de casi cuatro horas de interrogatorio con los fiscales, se cuestionó al funcionario sobre si era necesaria, como parte del protocolo, la compra de bebidas alcohólicas. “Es parte del protocolo, y si usted me pregunta, personalmente, en eventos yo no lo veo que sea malo”, respondió.

Vanegas agregó que cada institución tiene su propia naturaleza y que el concepto de CEPA es empresarial. “CEPA no es un hospital, CEPA no es una escuela. El concepto y la naturaleza de CEPA es empresarial y debe verse de una manera diferente”, explicó.

Sin embargo, todas las autónomas estatales son públicas, así como los fondos que administran, pese a que su naturaleza es empresarial, como lo expresó Vanegas. El presidente de CEPA dijo que los empleados son “lo primero” en la institución y que por eso ellos invierten en capacitaciones al personal.

“Vamos a continuar con esa política de desarrollo de capacidades”, sostuvo.

Asimismo, el funcionario manifestó que el miércoles pasado realizó una rendición de cuentas de la CEPA –como toda institución pública, no privada– y que en ningún momento fue una justificación.

Precisamente en esa rendición de cuentas apareció el secretario de Transparencia de la Presidencia de la República, Marcos Rodríguez, en calidad de oyente de las declaraciones de Vanegas y su equipo.

El secretario presidencial de Comunicaciones, Eugenio Chicas, había anunciado a principios de semana que sería la secretaría de Rodríguez la encargada de “investigar” este posible caso de malversación de fondos públicos, como es la línea fiscal.

Al salir del citatorio fiscal, Vanegas aseguró: “Me siento sumamente tranquilo, yo creo que todo se va a esclarecer”. Y luego se marchó. El fiscal general de la República, Douglas Meléndez, no estuvo presente durante el interrogatorio.

Fiscal general es exempleado de CEPA

Vanegas llegó ayer a una Fiscalía que dirige en la actualidad Douglas Meléndez, quien fue gerente legal de CEPA desde abril de 2015 hasta enero de 2016, cuando fue designado por la Asamblea Legislativa como fiscal general. El exjefe del fiscal general es el presidente de CEPA, citado ayer.

Meléndez también había trabajado para CEPA en 2007, cuando fue abogado de la Gerencia Legal. Pero fue en 2015, dentro de la administración de Vanegas, que el abogado fue nombrado gerente legal de esta autónoma que ahora está bajo averiguación.

De hecho, el actual fiscal general fue gerente legal de CEPA justo dentro del período en que se dieron los gastos en alimentación y licores por más de $230,000 que LA PRENSA GRÁFICA publicó esta semana.

Ayer no fue posible contactar con el fiscal general para consultarle por este nexo que tuvo con CEPA, precisamente en los meses en que ocurrieron todas las atenciones dentro de las capacitaciones del personal a cargo de Vanegas.

El detalle de gastos de CEPA revela facturas con consumos de bebidas alcohólicas durante días laborales, fines de semana y días festivos por al menos $5,067.20. Las compras fueron hechas por el presidente de la institución, Nelson Vanegas, y por su gerente general, Emérito Velásquez.

Las facturaciones por alimentación y bebidas son de resorts y restaurantes de lujo.

Lee también

Comentarios