Lo más visto

Uno mira mano ahí de abogados con no sé qué propósito”

El diputado dice estar seguro de que las observaciones realizadas a la ley de adopciones no vienen directamente del presidente de la República.
Enlace copiado
Uno mira mano ahí de abogados con no sé qué propósito”

Uno mira mano ahí de abogados con no sé qué propósito”

Enlace copiado
“Lo que ha pasado es que la tienen en el congelador”, responde el diputado Rodolfo Parker a la pregunta de qué ha pasado con la Ley Especial de Adopciones, aprobada en el Legislativo el 17 de febrero y devuelta con observaciones por el presidente Sánchez Cerén un mes después.

Desde ese entonces para acá, la comisión de la familia, la cual preside el diputado Parker, ha analizado las observaciones hechas por el mandatario a una normativa que, según él, ha sido bien estudiada y elaborada por más de un año y medio.

Por ello es que Parker y la comisión no aceptan las observaciones, reconoce que hay algunas de forma a las que hay que hacerles “algunos colochos” para mejorarlas; pero hay otras de fondo que “afectan otros artículos de la ley”.

¿Cuáles son algunos de los reparos presidenciales que más afectarían la ley?

Por ejemplo, que la autoridad central en materia de adopciones no sería la Procuraduría General de la República, sino que eventualmente el CONNA, y de atender las observaciones, comenzaríamos a dar dualidad de funciones.

¿Hay otra observación que afecte considerablemente la aplicación de la ley?

Otra es que si usted tenía una criatura en abandono, pero para suspender la autoridad parental de los padres biológicos, tendría que probar el abandono según la ley vigente; pero ello implicaba por lo menos de cuatro a seis años, entonces ya se inviabilizaba el proceso de adopción. Entonces, tomamos ese vacío de ley y generamos un mecanismo en esta ley nuestra, razonable pero expedito, para que se estableciera la causal de abandono de los padres y se terminara ese cuello de botella. ¿Qué pasó? Nos lo observan... de tal manera que no estamos como Asamblea Legislativa en disposición de aceptar esas observaciones, porque somos coherentes con los estudios que hemos realizado.

¿Cómo coherentes?

Mire, es que ahí metimos manos muchos abogados, consultamos con la Corte Suprema de Justicia, vinieron magistrados y jueces a los distintos foros, y pues yo también, con mi sombrero de abogado, hemos previsto que eso (la ley) pudiera adolecer de un margen de inconstitucionalidad.

¿Le extrañó entonces tantas observaciones?

A mí, en lo personal, me extrañó muchísimo, francamente, porque después de una lucha tan grande por restablecer los derechos de los niños abandonados, a través del mecanismo de la opción de la adopción, viene este otro nubarrón, que yo estoy seguro que no viene del presidente de la República. Uno mira mano ahí de abogados con no sé qué propósito, sinceramente se lo digo. Suficientemente hemos estudiado el tema como para comprender que ahí otras cosas se han estado moviendo.

¿A su juicio la ley no está mal?

Nosotros dijimos desde un principio que la ley no era perfecta... la ley no es perfecta, pero es lo mejor que puede haber. A mí me encantaría, por ejemplo, si hubiese un abogado muy ilustrado, que me pidiera un debate abierto. Yo se lo aceptaría inmediatamente o a un grupo de abogados se lo aceptaría de inmediato y que vinieran a justificar que la ley está mal en cualquier punto. Yo de inmediato estoy en capacidad de reaccionar para demostrarles que no está mal.

¿No habría ninguno que pueda justificar que la ley está mal?

No habría abogado, se lo digo bien claramente, ni grupo de abogados conocedores de la materia que pudieran calificar que hay algún artículo mal puesto; y si viene una observación, bienvenida sea, pero hasta ahorita no la ha habido, ni siquiera las observaciones presidenciales en ningún momento nos han dicho “ese artículo está mal”... No tenemos hasta el momento un tan solo artículo que haya sido observado de manera negativa, ni uno solo.

¿Suena como que no está dispuesto a rendirse?

Yo no estoy dispuesto a rendirme, jamás, de tal manera que esa ley debe salir porque es en beneficio de la niñez, y si no sale, habría que denunciar por qué no sale. Yo todavía no estoy en una plataforma de denuncia, porque estamos en forma constructiva que esas observaciones puedan ser superadas.

¿Cuándo podría entonces comenzar a funcionar la ley?

Ese cuándo es una amolada, porque ahí sí al responderte podría yo pecar de demasiado optimista.

¿Qué falta entonces? ¿Más trabajo?

(Sonríe) pues falta voluntad. Por mi parte yo estoy clarito de lo que hemos hecho y estamos haciendo.

¿Voluntad de quién?

Bueno, de poder ajustar los 43 votos, pero en eso estamos.

¿Entonces podrían superar las observaciones con votos?

Sí, con 43 votos podemos nosotros superar las observaciones.

Y entonces, diputado, ¿por qué no buscan superarlas con 43 votos en la Asamblea Legislativa?

(Pausa y sonríe) ¿qué come que adivina? (Vuelve a sonreír) En esas estamos. El proceso nos obliga, según la Constitución, a considerar las observaciones, entonces las estamos analizando metódicamente una a una. Pero vamos a ver qué sucede.

Lee también

Comentarios