Lo más visto

Más de El Salvador

Unos 30 cadáveres estarían enterrados en fosas clandestinas en Ilopango: Fiscalía

El fiscal general dijo que la exhumación está paralizada porque están recolectando los expedientes de las personas desaparecidas que podrían estar enterradas en el cementerio. Los trabajos podrían reanudarse la otra semana.
Enlace copiado
Violencia.  Los soldados fueron raptados por pandilleros en Vista al Lago, Ilopango, cuando se dirigían a un curso de la Fuerza Aérea.

Violencia. Los soldados fueron raptados por pandilleros en Vista al Lago, Ilopango, cuando se dirigían a un curso de la Fuerza Aérea.

Enlace copiado

Cerca de 30 osamentas podrían estar enterradas en un cementerio clandestino localizado en la urbanización Vista al Lago, en Ilopango (San Salvador), donde las autoridades presumen que también están los cadáveres de cuatro soldados desaparecidos desde hace más de dos años, según confirmó ayer el fiscal general, Douglas Meléndez.

"La información que tenemos no es que solo estén los cuatro soldados. Ahora tenemos información que podría haber entre 25 o hasta 30 personas en ese lugar; no estoy asegurando, estoy diciendo que es la información que hemos obtenido", declaró ayer Meléndez en una conferencia de prensa.

El informe del fiscal llegó como respuesta al ministro de la Defensa Nacional, David Munguía Payés, quien el martes pasado recalcó que las tareas de exhumación en la zona están paralizadas debido a que la Fiscalía General de la República (FGR) las suspendió hace más de un mes sin dar explicaciones. "Creo que el ministro (Payés) no tiene toda la información, muy respetuosamente lo digo", señaló Meléndez.

El jefe de la Fiscalía también aclaró que los trabajos están suspendidos porque están recolectando todos los expedientes de las personas desaparecidas que podrían estar enterradas en el cementerio clandestino. Mientras las labores continúan paralizadas en Vista al Lago, el forense criminalista de la FGR, Israel Ticas, trabaja en otro cementerio clandestino, explicó el fiscal, aunque no precisó la ubicación.

"Vamos a suspender en el otro lugar (cementerio clandestino) y cuando tengamos toda la información de expedientes y la información de dónde pueden estar enterrados estos cadáveres, esperamos reiniciar, esperamos que sea de forma pronta. Estamos pensando que puede ser la otra semana", dijo Meléndez, sin especificar la fecha exacta de la reanudación.

La Fiscalía convocó a una reunión el viernes pasado a las instituciones que trabajan en el caso de Vista al Lago para "hacer equipos de trabajo", pero no acudió ningún representante de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), detalló el fiscal.

Las autoridades de Seguridad Pública han sostenido en los últimos meses que tienen fuertes sospechas de que en el lugar están enterrados los cuerpos de los cuatro soldados que fueron raptados por pandilleros el 11 de octubre de 2016 en la urbanización Vista al Lago, cuando se dirigían a un curso en las instalaciones de la Fuerza Aérea.

Los soldados desaparecidos son Saúl Humberto Turbín Gómez, de 24 años; Leonidas Enrique Morales Morán, de 22; Nelson Omar Díaz López, de 22; y Wilfredo Pérez López, de 26.

"Hay fuertes indicios de que ellos podrían ser, pero hasta que no se confirme la identidad por medios técnicos no lo vamos a asegurar. Pero la probabilidad de que se trate de ellos es alta", declaró Howard Cotto, director de la Policía Nacional Civil (PNC), dos días después del hallazgo.

La localización de las fosas clandestinas ocurrió el 24 de octubre pasado, luego de que la corporación policial capturó a dos cabecillas de pandillas que estuvieron involucrados en la desaparición forzada de los cuatro militares. La zona permanece resguardada desde esa fecha, según han confirmado las autoridades.

Matan a hombre

Un hombre que no pudo ser identificado fue asesinado con arma de fuego el martes por la noche, en la calle principal del pasaje 5 de la colonia Santa Rita III, en Ayutuxtepeque, San Salvador. La víctima no portaba ningún documento de identidad.

De acuerdo con algunos residentes del lugar, el hombre fue llevado hacia Ayutuxtepeque en un taxi, de donde varios hombres lo bajaron de la unidad para matarlo a tiros. La víctima, que tenía un tatuaje de un apellido en una pierna, no vivía en la zona. La FGR y la PNC no brindaron declaraciones sobre el hecho.

Tags:

Lee también

Comentarios