Lo más visto

Usar menos para ahorrar más

Hablar del tema de ahorrar energía va más allá de solo la acción de apagar las luces de una habitación cuando no se está utilizando. Es un hábito.
Enlace copiado
Usar menos para ahorrar más

Usar menos para ahorrar más

Enlace copiado
Se puede afirmar que el apagar la luz de las habitaciones cuando no se está utilizando puede ayudar a reducir la cantidad de energía que se consume, pero esto no quiere decir que se esté siendo completamente eficiente. La eficiencia energética se refiere a los pequeños pero significativos cambios en los hábitos de consumo y el entorno, y que marcan la pauta para el mejor aprovechamiento de los recursos. Esto a la larga se llega a traducir en un ahorro sustancial en el consumo y por ende se ve reflejado en la facturación.
 
El factor humano
Los equipos electrónicos e industriales más modernos cuentan con tecnología de bajo consumo energético pero la responsabilidad del factor humano es fundamental para que los aparatos sean utilizados de la forma correcta. Por tal razón, los responsables de hacer más eficiente el consumo de la energía son realmente los usuarios, quienes son capaces de usar menor cantidad de energía sin dejar de producir los mismos resultados deseados.
 
Pensar en el cambio de equipos electrónicos es un tema que no se debe ver como un gasto, pues en realidad es una inversión cuyos resultados serán palpables en un corto o mediano plazo, y a la larga se convertirá en la mejor inversión hecha. En la actualidad, los equipos electrónicos cuentan con una mejor garantía de consumo y por tal razón podrían autofinanciarse a través d​e lo que se ahorra en la facturación.

Para calcular el promedio de consumo eléctrico de un producto se recomienda revisar siempre la viñeta en donde se ubica la escala de consumo eléctrico expresado en Kw/h. La clasificación ubica a los aparatos más eficientes en la escala “A” con un consumo de energía inferior al 55% de la media, y en la escala más baja los de tipo “G” los de alto consumo con un 125% superior.

Instituciones como Banco Agrícola están promoviendo el uso de tecnologías eficientes que respondan a las necesidades de sostenibilidad energética de El Salvador.

Si estás pensando en invertir es importante leer la etiqueta para conocer cuál es el equivalente de consumo en watts del producto. El número de watts debe ser dividido por 1,000, porque las entidades distribuidoras cuentan por kilovatio, para luego multiplicarse por los 30 días de consumo del mes.

En la actualidad, la tarifa promedio de uso residencial es de $0.15 kilovatio hora aproximadamente.

La eficiencia no solo se puede medir en términos de ahorro en la factura de consumo de energía en el hogar. En el caso del consumo comercial e industrial, las prácticas de eficiencia energética también se reflejan en la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, y esto se traduce en una mayor eficacia en su trabajo, así lo explica Yolanda de Tobar, directora ejecutiva del Centro Nacional de Producción Más Limpia. (CNPML)
 
Generar energía limpia para vender
Los constantes avances en la tecnología tienen como finalidad simplificar las condiciones de vida de las personas. Sin embargo este crecimiento cada vez es mayor la demanda energética, por la búsqueda de opciones de producción.

La energía renovable se entiende a la que es producida a partir del uso de recursos naturales que pueden cumplir con un ciclo de reutilización. Las principales fuentes de energía renovable en nuestro país son la hidroeléctrica, fotovoltáica y eólica, pues para producir energía mediante dichas tecnologías se requiere de recursos naturales como el agua, luz solar y viento. 

Utilizar los recursos naturales renovables para la producción de energía es una práctica milenaria y de menor impacto ambiental, pues se evita la quema de combustibles fósiles o la depredación natural para su producción. “El país cuenta con un gran potencial de producción de energía limpia, la cual no solo debe ser generada solo por el gobierno, pues las condiciones de financiamiento de la banca hacia inversiones privadas de esta índole de producción de energía limpia están abiertas al respaldo”, expresa Walter Jokisch, consultor independiente, Abt Associates. Hidroeléctricas, plantas fotovoltáicas y granjas eólicas son necesarias para un futuro energético más limpio y para un El Salvador q​ue se mueva con los motores del desarrollo. 

Tags:

  • ahorro
  • el salvador

Lee también

Comentarios