Lo más visto

Vendedor de dulces fallece al caer de una rastra

El joven aprovechaba las largas colas de vehículos que se hacen en calle para vender dulces y obtener un poco de dinero extra.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Mirna Velásquez Accidente.  El conductor de la rastra afirmó que no supo que el joven se subió, aunque el padre de la víctima lo emplazó.

Foto de LA PRENSA/Mirna Velásquez Accidente. El conductor de la rastra afirmó que no supo que el joven se subió, aunque el padre de la víctima lo emplazó.

Enlace copiado

José Manuel Arévalo Silva, de 19 años, murió ayer a las 8 de la mañana en el kilómetro 65 de la carretera Panamericana, en las inmediaciones del cantón San Nicolás, del municipio de Apastepeque, en San Vicente.

El cadáver quedó entre las llantas de una rastra, luego de que, según la Policía Nacional Civil (PNC), el joven que se dedicaba a vender dulces se subió en unas gradas del vehículo para intentar cruzar a bordo un trayecto de la calle en construcción para seguir ofreciendo su producto a automovilistas que esperan vía.

“Aparentemente el muchacho intentó colgarse de unas gradas que tiene la rastra entre el cabezal y la parte de atrás para trasladarse hacia el otro lado de la carretera, pero cuando el conductor aceleró, quizá no se había agarrado bien o se soltó y le pasó encima”, expresó un agente de Tránsito.

Algunos socorristas que llegaron a querer auxiliar a Silva momentos después del accidente manifestaron que falleció de forma instantánea, por lo que ya no pudieron hacer nada, pero que se quedaron para apoyar en el rescate del cadáver, si era necesario.

José Arévalo, padre de la víctima y quien llegó al lugar, dijo que su hijo se dedicaba a ayudarle a cuidar vacas y en la agricultura.

Lee también

Comentarios