Lo más visto

Más de El Salvador

Vendedores: había que aprovechar oportunidad pese a limitaciones

No todos ven bien el mercado. Algunos probarán suerte, otros dicen que no arriesgarán.
Enlace copiado
A prueba. Vendedores del mercado Cuscatlán dicen que probarán suerte en este lugar; otros, que seguirán vendiendo en las calles. Dicen que no se irán ahí porque perderán su clientela.

A prueba. Vendedores del mercado Cuscatlán dicen que probarán suerte en este lugar; otros, que seguirán vendiendo en las calles. Dicen que no se irán ahí porque perderán su clientela.

Vendedores: había que aprovechar oportunidad pese a limitaciones

Vendedores: había que aprovechar oportunidad pese a limitaciones

Enlace copiado
Hay dos panoramas diferentes en San Salvador. El viernes, la alcaldía de San Salvador inauguró el mercado Cuscatlán, que alberga 600 locales para trabajadores por cuenta propia, microempresarios, medianos y grandes; pero este fin de semana estos puestos lucieron con pocos vendedores y pocos visitantes.

Pero esto contrastaba totalmente con el “mercado de la calle”, el que se ubica entre las calles Arce y la Rubén Darío: siete cuadras repletas de vendedores con ofertas y compradores que negociaban por llevarse los productos a bajos precios.

Por el auge de la temporada, los trabajadores salieron este fin de semana con sus aguinaldos en los bolsillos a buscar los tradicionales “estrenos” para lucir el 24 y 31 de diciembre, así como fruta y verdura a bajos precios en puestos fijos y ambulantes... Era un flujo de salvadoreños que recorrían las calles de arriba hacia abajo y que, al encontrar todo lo que andaban buscando en esos lugares, no llegaron hasta el nuevo mercado.

En la Rubén Darío y la Calle Arce, algunos vendedores consultados no hablaron nada bien de este mercado creado por la alcaldía capitalina.

“Dígame, ¿para qué nos vamos a ir ahí si aquí tenemos a nuestra clientela? La gente que pasa todos los días por acá no va a llegar hasta ahí si aquí les queda al paso. Además, allá van a tener que dar las cosas más caras porque tienen que pagarle a la alcaldía... No se le olvide que nada es de gratis”, dijo Julia, como únicamente se presentó, quien vendía sobre la calle Rubén pantalones a $7 y camisas a $5. Y es que, exactamente los mismos pantalones, en el mercado Cuscatlán cuestan $9.

“No hemos ido, no sé cómo será. Pero lo que sí sé es que aquí hay de todo. Se puede regatear y podemos encontrar lo que andamos buscando. A ver cuándo vamos hasta allá, pero la verdad es que está muy lejos y aquí las cosas nos quedan al paso”, dijo Carmen Trujillo, que andaba con sus hijos comprándoles pantalones a $7 y camisas a $5 para que estrenen el 24 de diciembre.

Lee también

Comentarios