Lo más visto

Más de El Salvador

“Con el bono demográfico la economía puede incentivarse”

El jueves próximo se conmemorará el Día Mundial de Población y el tema central de reflexión en el país girará alrededor de la juventud y población, retos y desafíos para El Salvador, en tanto existe una preocupación central alrededor de las niñas y adolescentes embarazadas, y las consecuencias que ese hecho genera.
Enlace copiado
Enlace copiado
De acuerdo con datos oficiales, en El Salvador el 11 % del total de muertes maternas ocurre en niñas y adolescentes, y de esa cantidad el 57 % tiene como causa el suicidio.

Elena Zúñiga, representante del Fondo de Población de Naciones Unidas en El Salvador, confirmó que “la primera causa de muerte en niñas de 10 a 19 años es el suicidio” y que se trata de una característica que no muchos países experimentan.

Zúñiga dijo que una investigación de muerte materna desarrollada en varios países de Centroamérica ha detectado un “fenómeno común en torno a la extrema exposición a la violencia sexual de estas chicas”, lo que en otras palabras significa el abuso frecuente y a edad temprana.

El embarazo en niñas y adolescentes es más marcado en los niveles con más pobreza y ahí, afirmó, casi alcanza el 45 %. “Casi desde que nacen la moneda está en el aire, y una de cada dos (resulta embarazada)”, sostuvo.

El suicidio relacionado con el embarazo y en algunos casos al abuso sexual supone, según la experta, una expresión de una “maternidad y una sexualidad mal vivida”.

“Viendo registros del Ministerio de Salud, en 2012 se suman 207 niñas de nueve, 10, 11, 12 y 13 años que estuvieron inscritas por embarazo”, indicó Zúñiga al considerar que ese hecho trunca el futuro de una joven en la medida que abandona la escuela, algunos padres o madres deciden esconderlas y las marginan, mientras otros dicen que “son un mal ejemplo”.

Una niña o adolescente embarazada, sostuvo la representante del Fondo de Población, “se saltó una etapa de educación, de maduración personal física y mentalmente, se saltó una etapa de oportunidades para mejorar su situación económica y definir su proyecto de vida personal”.

En El Salvador, sin embargo, hay un hecho que puede jugar a favor, si se le puede llamar así. Zúñiga destacó que el país tiene altos niveles de tasas de crecimiento entre fecundidad y mortalidad, pero “mucha gente se va del país y la migración es tan intensa y elevada que ese crecimiento de 1.2 % anual se reduce a 0.4 %” y entonces la población crece lentamente.

Bono demográfico

La experta destacó el “bono demográfico” que el país puede aprovechar en las circunstancias actuales y se refiere, precisó, al “pedacito de tiempo de la historia de El Salvador donde la edad de los dependientes es menor que las edades laborales”.

Es un segmento, dijo, que puede invertir más en ellos y generar un círculo virtuoso de mayor inversión en esa fuerza de trabajo, en ese capital humano.

Zúñiga mostró como ejemplo el caso de los países conocidos como los “tigres asiáticos” que en el pasado registraron el “bono demográfico” y experimentaron un incremento en el crecimiento del Producto Interno Bruto hasta en un 25 %. Estos países fueron Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán, que alcanzaron altas tasas de crecimiento económico.

“Si se aprovecha ese bono demográfico, la economía de los países puede incentivarse”, aseveró tras considerar que el centro son los adolescentes y trabajadores jóvenes en quienes se debe invertir para que tengan mayores capacidades y competencias en su desarrollo y al mismo tiempo ofrecerles oportunidades de empleo.

“Ese es el gran desafío que están enfrentando nuestros países, en cómo generar ese empleo productivo para estas generaciones”, porque si eso no ocurre en las próximas cuatro o cinco décadas, “el país será mucho más envejecido y probablemente mucho más pobre”, enfatizó.

Tags:

  • ONU
  • adolescentes
  • embarazos
  • suicidios

Lee también

Comentarios