“El FMLN al comprar el chavismo, compra un modelo autoritario”

En las últimas semanas, la principal gremial de empresarios del país, ANEP, y la cúpula del FMLN se han enredado en fuertes acusaciones alrededor de la presencia de los diferentes programas de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) en El Salvador. Denuncias de un posible lavado de dinero y de una marcada incidencia en la actividad política partidaria han sido señaladas por la gremial.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los empresarios han llevado el caso hasta la Fiscalía General de la República, pero también a la Superintendencia de Competencia para que investigue si ha habido una violación a las leyes en materia de constitución de los conglomerados empresariales. Paralelamente está abierta la controversia alrededor del litigio entre la CEL y Enel.

Facundo Guardado, analista político y articulista de LA PRENSA GRÁFICA, advirtió que los temas en disputa pueden tener el interés de desviar la atención de los problemas centrales que afectan a la población y, al mismo tiempo, ocultar la ausencia de propuestas “de cómo sacar adelante el país cuando hay estancamiento de la economía”.

“Los líderes de uno y otro bando, al no tener propuestas e ideas, prefieren revolver el agua, y en río revuelto, ganancia de pescadores”, advirtió el exdirigente efemelenista.

Guardado, sin embargo, precisó que tampoco se debe pasar de largo el hecho de que alrededor de los programas ALBA hay intereses político-partidarios y económicos y de ahí que haya considerado la preocupación, porque el FMLN al “comprar el chavismo, compra esencialmente un modelo autoritario para intentar implantarlo en el país”.

“No es legítimo que se financie un modelo autoritario desde fuera de nuestro país, eso no lo puedo aceptar como legítimo”, dijo al precisar que es evidente que el FMLN también ha tomado como modelo referente para hacer política y negocios al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

“Me dio pena leer a Óscar Ortiz, que dijo: ‘Queremos ser como Nicaragua’, y no sé si el FMLN u Óscar se dan cuenta de que el Producto Interno Bruto de Nicaragua es apenas un 25% de El Salvador”.

El analista sugirió a los dirigentes de ALBA que aprendan a realizar su inversión en un contexto de democracia para que “la acumulación que han alcanzado pueda ser disfrutada y reproducida”. Después de todo, agregó, la riqueza extrema no se puede ocultar y tampoco disfrutarla para después de la muerte.

En el caso de CEL-Enel recomendó la necesidad de renegociar el convenio, dado que el subsuelo es del Estado y además existe una sentencia de la Sala de lo Constitucional que establece que las concesiones tienen un límite.

Elecciones y grupos de poder

Sobre las proyecciones para la elección presidencial de 2014, el analista destacó un escenario de tres potenciales candidaturas y la configuración de nuevos bloques económicos o empresariales que orbitarán alrededor de las principales apuestas electorales, y uno de ellos estaría relacionado directamente a los negocios ALBA.

“Las élites agrupadas graníticamente alrededor de ARENA se acabaron, cada uno hará ahora sus apuestas”, reflexionó Guardado al considerar que eso supone la configuración de dos grupos más: un grupo que gira en torno al FMLN-Alba Petróleos y otro que lo haría alrededor de la figura del expresidente Antonio Saca.

La candidatura de Saca podría confirmarse en este mes y será una realidad que modificará el cuadro electoral, porque obligaría a una segunda vuelta en la cual no figuraría el candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén.

“El gran bache del FMLN es la clase media y los votantes urbanos, estos son los que deciden quién queda como presidente”, sentenció Guardado al señalar que este partido no tiene propuestas para esos sectores y que tampoco está conectando con ellos.

Tags:

  • leyes en materia
  • poblacion
  • cencesiones

Lee también

Comentarios

Newsletter