Lo más visto

Más de El Salvador

“Es lo mismo anunciar que viene un ciclón a que viene un frente frío”

El Salvador es, después de Haití, el país más deforestado y solo conserva un estimado del 2.5 % de su bosque original y un 11 % como producto del cultivo del café, pero esos porcentajes podrían modificarse drásticamente debido a la intensidad de los incendios forestales del presente verano.
Enlace copiado
Enlace copiado
En solo dos meses y medio de este año las cifras oficiales dan cuenta de más de 40 incendios a escala nacional, algunos de ellos en los volcanes de San Miguel, San Salvador y Conchagua, en La Unión.

También se advierte de graves afectaciones en la reserva natural del parque Walter Thilo Deininger, en La Libertad, que se alza entre los 8 y 280 metros sobre el nivel del mar y alberga un ecosistema propicio para la reproducción de venados, tepezcuintles y garrobos, además de otras especies.

Álvaro Moisés, director ejecutivo de la Fundación Ecológica SALVANATURA, advirtió que el país debe prepararse ante la nueva realidad que impone el cambio climático y que no solo se limita a las severas inundaciones derivadas de las tormentas durante el invierno, sino también al verano seco en extremo.

“Es lo mismo anunciar que viene un ciclón a que viene un frente frío que va a devastar con los servicios de los ecosistemas del país”, comentó el ecologista al reiterar que si bien no se ha registrado la pérdida de vidas humanas por los incendios, hay daños relevantes en muchos bosques y en consecuencia en el hábitat natural de decenas de especies animales.

Para citar como ejemplo el incendio en el volcán de San Miguel, Moisés explicó que la zona afectada es donde se encuentra mucha vegetación que ahora ha desaparecido y cuando llueva el agua no tendrá más donde infiltrarse y no habrá amortiguación para las zonas bajas como sería el caso de la zona sur del departamento.

En su participación en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, Moisés recordó que se ha reconocido que El Salvador es el más vulnerable de la región ante el cambio climático y que en esa misma línea “deberíamos ser el número uno para adaptarnos, pero estamos haciendo muy poco”.

El experto señaló que en algunos países que tienen alternancia entre grandes inundaciones y seguías extremas –como Australia– hay esfuerzos permanentes para enfrentar las distintas adversidades y el énfasis está puesto en la prevención y la educación de los habitantes del país.

Moisés no pasó por alto la inminente tala de casi un centenar de árboles de más de 50 años que se ubican en un sector del parque Infantil de la capital, debido a la construcción de una terminal para el Sistema Integral del Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS).

Cambio de prácticas agrícolas

El cambio de cultura en ciertas prácticas agrícolas como la quema para preparar la tierra ante la llegada del invierno figura como una de las prioridades y no es casual cuando se admite que el 90 % de los incendios generados en el país es derivado de la mano del hombre.

Las quemas agrícolas ocurren con frecuencia para la siembra de algunos granos como el maíz y también para evitar el roce de la caña de azúcar de forma manual.

En la actualidad se estima que los productores de unas 20,000 manzanas de caña de azúcar están siendo orientados desde SALVANATURA a evitar la quema y mientras tanto el Ministerio de Agricultura estaría haciendo lo propio en 7,500 manzanas de ese cultivo.

La orientación a los agricultores también supone instruirles en la siembra de una nueva cepa de caña que tiene como cualidad botar la hoja por sí sola y hace prescindible la utilización de un método tradicional altamente contaminante.

Continuar con esos pasos de prevención, sugirió el ecologista, requiere del establecimiento de medidas y políticas integrales y sostenibles que atraviesen toda la actividad del ser humano.

Tags:

  • dos meses
  • cambio climatico
  • durante el invierno

Lee también

Comentarios