Lo más visto

“La educación es lo que verdaderamente puede transformar a un país”

La semana pasada, con los votos del FMLN, GANA, PCN, PDC y CD, la Asamblea Legislativa autorizó al Fondo Nacional de la Vivienda Popular (FONAVIPO) la emisión de certificados de inversión y subsanar así una deuda que esa entidad contrajo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
Enlace copiado
Enlace copiado
El caso llegó al parlamento luego de que en mayo anterior FONAVIPO se viera imposibilitado de pagar al organismo financiero regional un crédito por el orden de los $10.4 millones.

El partido de oposición ARENA fue el único que no votó a favor de la iniciativa y el pasado lunes argumentó, en un comunicado, que los partidos que integran el bloque legislativo amenazan los ahorros de los trabajadores que cotizan en las administradoras de Fondos de Pensiones.

Ana Vilma de Escobar, diputada del partido de derecha, dijo ayer en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA que el caso FONAVIPO tiene su origen en el mismo momento en que el presidente Funes se comprometió con la construcción de 25,000 viviendas para sectores de escasos recursos y llevó al Estado a involucrarse en un giro que no es el suyo.

“El Estado no es un constructor de casas”, dijo la legisladora, y sostuvo que esa es una atribución de los constructores y que eso ha quedado demostrado ahora con este caso, en el que no hubo capacidad de construir viviendas a precios bajos en tanto el costo por unidad se estima en $26,000 y no podría ser cubierto ni siquiera con dos salarios mínimos.

De Escobar manifestó que “si se hubiera subcontratado y dedicado los fondos necesarios y la verdadera voluntad política para abordar el tema habitacional, quizá las cosas se hubieran hecho de manera diferente”.

“El Estado es incapaz de vender ese proyecto y, como no vende, no puede sacar la cuota para pagar ese préstamo con el BCIE”, reiteró de Escobar.

Pero el caso no termina en la sola aprobación de un decreto para que FONAVIPO emita certificados de inversión y salga del agujero fiscal; de acuerdo con el partido ARENA, se ha obligado a las administradoras de Fondos de Pensiones a comprar los certificados que emita FONAVIPO y hacerse así de “certificados basura”, es decir, que no tienen el suficiente respaldo para devolver al inversionista el dinero cuando lo requiera.

“FONAVIPO es una institución quebrada, incapaz de pagarme a mí por ese bono”, sostuvo la diputada al advertir que también se está colocando en riesgo la rentabilidad de las pensiones de los trabajadores.

Eventualmente, la única esperanza para que eso no suceda está en la posibilidad de que la comisión de riesgo, integrada por varias entidades financieras del Estado, emita un pronunciamiento y reitere los “límites mínimos de clasificación de riesgo”.

País quebrado

Al revisar todos los indicadores sobre crecimiento, inversión y competitividad, entre otros, a la legisladora de oposición no le queda la menor duda de que en 2014 el partido ARENA, tras ganar la elección presidencial, encontrará un “país quebrado”.

“Norman Quijano tiene que llegar con un equipo capaz, fuerte, que vaya a impulsar y que mejore la calidad de vida de los salvadoreños”, precisó De Escobar, tras advertir que hay mecanismos clave para potenciar el desarrollo social y económico.

Y en ese sentido, consideró que “la mejor política social es generar empleo” y hacer una apuesta por la educación, “que es lo que verdaderamente puede transformar a un país”.

“Este país necesita enfocarse en educación, que va a ser un eje central del programa de gobierno de Norman Quijano”, señaló De Escobar.

La parlamentaria recordó que durante su gestión como vicepresidenta de la República, uno de sus objetivos prioritarios fue impulsar el inglés y la computación para que los jóvenes encontraran mejores condiciones al enfrentarse al mundo laboral.

Tags:

  • Vilma de Escobar
  • FONAVIPO
  • ARENA
  • Norman Quijano

Lee también

Comentarios