Lo más visto

Más de El Salvador

“La ley abre el espacio para que cualquiera traiga medicinas”

La aplicación de la Ley de Medicamentos ha entrado en la recta final y sus ejecutores admiten que esta semana será “difícil” debido a las implicaciones de esa normativa, especialmente en lo relativo al reetiquetado de los nuevos precios de los medicamentos y al “miedo” que advierten se está generando con el tema de posible desabastecimiento.
Enlace copiado
Enlace copiado
El plazo para que las 2,600 farmacias registradas coloquen los nuevos precios concluye este miércoles a la medianoche y, de hecho, se espera que inicie inmediatamente después un largo proceso de verificación a escala nacional.

José Vicente Coto, titular de la Dirección Nacional de Medicamentos, consideró que el proceso de implementación de la legislación se está desarrollando con normalidad y que las amenazas de desabastecimiento de algunos medicamentos son creadas de manera “artificial”.

“Lo que pasa es que el marketing del miedo sigue esta semana”, dijo el funcionario al reflexionar que cuando a un producto se le da el estatus de “indispensable” –eso permite cobrar a la gente “cualquier cantidad de dinero”– y se amenaza con retirar el producto, “se genera angustia”.

De acuerdo con el director del ente rector de la Ley de Medicamentos, hasta el martes se había sondeado el proceso de etiquetado de precios y mostraba que “cerca del 80 % está finalizado” a escala nacional, sobre todo en San Salvador, lo cual le permitía asegurar que esos medicamentos se están vendiendo al público con el nuevo precio.

Coto admitió que de unos 4,000 productos, solo 38 marcas no estarán más en el mercado, sin embargo señaló que existen alternativas de otros productos elaborados por otros laboratorios que “están dispuestos a vender” sus productos.

“La composición del mercado no va a cambiar (al) quitar 38 de 4,000 medicinas”, indicó.

Desabastecimiento y advertencia

El médico se expresó convencido de que el proceso seguido con la aplicación de la ley no tiene por qué derivar en desabastecimiento en el mercado, pero matizó de inmediato su reflexión con el papel que pueden jugar las droguerías establecidas en el país.

“Tenemos farmacias que han hecho pedidos a las droguerías y no les entregan (las medicinas) teniéndolas ahí”, dijo Coto al añadir que su preocupación radica en la posibilidad de que haya “droguerías que no quieran surtir sus productos”.

A partir de ahí reflexionó entonces que “si la droguería cierra el producto para que no llegue a las farmacias, lo que se va a tener es desabastecimiento”, el que insistió en calificar de “ficticio”, porque habría existencia de medicina, pero no disponible para la población.

Se trata de una reacción distinta a la adoptada por los laboratorios, que, según Coto, “ya decidieron vender sus productos en El Salvador y enviaron una nota a la Dirección de Medicamentos diciendo: ‘Nos vamos a continuar ajustando a esos precios’”.

El desafío para la Dirección Nacional de Medicamentos giraría en torno a las medidas alternas que adoptaría ante un escenario de desabastecimiento y Coto expresó su convicción de que la ley le faculta tomar algunas acciones.

“En el eventual caso de que las droguerías sigan obstaculizando, la ley abre el espacio para que cualquier persona, natural o jurídica, pueda traer medicamentos al país, siempre que cumpla con el almacenamiento y transporte, tener su estructura de bodegaje”, indicó.

Recordó el funcionario que existen 14 cadenas de farmacias importantes y la mayoría cuenta con las condiciones logísticas adecuadas para importar medicinas y colocarlas a disposición de los consumidores.

Lo que interesa, añadió, es que el proceso sea de calidad, seguridad y eficacia; y si eso se cumple, “cualquier importador puede traer sus productos”.

Tags:

  • Ley de Medicamentos
  • Vicente Coto
  • medicinas
  • desabastecimiento

Lee también

Comentarios