“No nos pueden inducir a mentir”

El ministro dice que no hay que intentar decir solo lo que sale mal sobre el SITRAMSS, y prefiere evitar dar algunas respuestas concretas, entre ellas la tarifa.
Enlace copiado
“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

“No nos pueden inducir a mentir”

Enlace copiado
El Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS), que inició su construcción en 2013 con la terminal en Soyapango y luego los carriles con sus estaciones, ha sido objeto de muchas críticas, en especial por el retraso en la terminal, la congestión y porque hasta la fecha el Gobierno no ha informado la tarifa.

El titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Gerson Martínez, asegura que el proyecto se ejecuta en los tiempos establecidos pero evita dar respuestas a preguntas concretas, como la tarifa, o cuándo comenzará a funcionar plenamente el sistema o qué pasa con los automovilistas que se quedan en un embotellamiento en el único carril destinado para vehículos y buses del transporte colectivo que seguirán funcionando. Dice que la entrega de tarifa no se retrasó de manera consciente para saltarse las elecciones, y agrega que no se puede cometer la irresponsabilidad de que populistamente en aras de bajar la tarifa se sacrifique al país y colapse el sistema.

En el gobierno de Mauricio Funes, antes de salir, mencionaban que la tarifa estaba en estudio en la Secretaría Técnica, hubo cambio de gobierno y ahora hablan de que la prueba piloto es de donde va a salir. ¿Por qué no hay resultado? ¿Por qué se ha dejado de último?

Efectivamente, el secretario técnico, Roberto Lorenzana, ha destacado a uno de sus asistentes a monitorear la prueba piloto. Ese delegado está permanentemente con las autoridades del VMT (Viceministerio de Transporte) y con los representantes del consorcio de empresas. Han monitoreado el desarrollo de la prueba piloto, el costo de operación de las unidades, el rendimiento de las unidades. Y los empresarios han examinado el estudio que hicieron los consultores. También el ministro de Hacienda nombró a un delegado experto en asuntos financieros para que estudiara la proyección financiera y el modelo que planteaban los empresarios. Todo lo que se refiere al modelo financiero ha empalmado y lo que se está ultimando es el acuerdo respecto de la tarifa.

¿A qué se refiere el modelo financiero? Es la proyección y el cálculo relacionado con la inversión, una inversión que es prorrateada y distribuida en los próximos 15 o 20 años. Otra variable es la proyección del mantenimiento. El mantenimiento del primer año no es el mantenimiento del año 15. Otra es el comportamiento y la proyección de la demanda, la demanda esperada es de unos 360,000 usuarios. Hay otros elementos, el rendimiento de las unidades, tipo de motores, si hay una política de ahorro energético en el tipo de motores. Y se ha incorporado una nueva especificación más rigurosa. Los nuevos motores son los últimos que se comenzaron a instalar en el mundo el año pasado, que son los motores Euro 5.

Ese estudio está desde 2012. Si están incorporando esas cosas nuevas, ¿no están improvisando y se alarga la evaluación de la tarifa?

Si actualmente se usan los motores más contaminantes y hace tres años que se comenzó a hablar de esto (SITRAMSS), los motores que en el mundo se fabricaban eran los motores que solo quemaban 500 unidades de azufre por millón y ahora la tecnología, la ciencia, avanza y construyen unos motores más avanzados, tiene que aplicarse el principio de la innovación permanente. Aquí hay varios principios, accesibilidad de la tarifa; dos, sostenibilidad del sistema, porque no se puede cometer la irresponsabilidad de que populistamente en aras de bajar la tarifa se sacrifique al país y luego más adelante colapse el sistema. El tercero es el principio de la mejora continua, de la innovación tecnológica en el proceso. Más bien es una decisión de previsión.

Han dicho los empresarios que ya no van a poder soportar más la prueba gratuita. ¿Por qué no también se previó esta parte?

Lo que se planteó es que en abril tenía que estar precisada la tarifa. Prácticamente todas las variables del modelo financiero y del modelo operativo han cuadrado. En este momento para nosotros lo más importante es la calidad del acuerdo. ¿Cómo funciona el mercado en todas partes del mundo? Los empresarios, muchas veces de manera legítima otras ilegítima, tratan de elevar sus utilidades. La administración pública lo que tutela, lo que trata de garantizar es una tarifa social, defender los intereses de los usuarios. Estamos en abril y nosotros creemos que hoy en abril quedará precisada la tarifa.

El plan piloto que presentaron decía marzo, pero no se cumplió, ¿no se precipitaron cuando lanzaron el piloto gratuito?

No. El piloto lo que planteó es que enero, febrero, marzo y todavía abril era parte del piloto. Y los empresarios sabían perfectamente eso.

Pero en la conferencia en diciembre pasado decía 21 de marzo, ya cobrando tarifa.

Sí, pero ahora el punto es técnico, pero también es de conciliar el interés de los operadores del sistema con el interés de país.

¿Querían incidir o no en los resultados de las elecciones de marzo con este piloto gratuito?

En un país donde los políticos del pasado lo que hicieron siempre en el pasado fue especular con las necesidades del ciudadano, es natural que todavía haya gente que piense así. Porque aquí no hubo en muchos políticos en el Estado, no hubo ni honestidad en las manos ni honestidad en la conducta. ¿Cuál era la práctica en el pasado? Venían los paquetazos, los aumentos de tarifa y nunca, nunca, nunca le avisaban al país. Una vez que se tome el acuerdo tendrá que haber una fase de información al ciudadano.

Tuvieron complicaciones con la terminal y han hablado de empezar el sistema aunque no esté terminada, ¿esto implica un desorden?

El lado oscuro de la realidad trata de plantear todo negro, porque así de negro es el interés de ellos. Hay que tener en cuenta que la ejecución del proyecto, según el convenio, es de cuatro años y termina en 2016. El tramo I fue terminado en tiempo, tramo II fue terminado en tiempo, paso doble nivel de MOLSA fue terminado en tiempo, paso doble nivel hacia el (bulevar ex) Venezuela fue terminado en tiempo. En la terminal hubo un atraso y se lo dijimos al país. Ahora hay una empresa trabajando y nosotros tenemos la confianza que esa empresa le va a cumplir al país.

En ese nuevo contrato de la terminal incorporaron nuevas obras, ¿eso no es una planificación incorrecta?

En la administración pública, como en la administración de las empresas incluso, usted tiene que hacer una planificación estratégica. Pero siempre tiene que prepararse para los imprevistos. Si al final hay un contratista que le falla, usted tiene que tener un plan B y tiene que hacer ahorro de tiempos. La multiplicación de pequeños contratos sí tiene su impacto en el tiempo. Por ejemplo, en el MOP licitar una obra grande de $22 millones y licitar una obra pequeña de $200,000 el esfuerzo en tiempo es el mismo. Entonces, para nosotros sí es muy importante, dado que una empresa nos falló, ese era un imprevisto y usted tiene que tener un plan B y el plan B es ese.

¿Es más costoso de lo que tenían previsto?

No. El paquete que se ha administrado aquí es de $45 millones. La Diego de Holguín que administró ARENA costó $99 millones al país, de los cuales nosotros solo administramos $31.8 millones. Con estos $45 millones nosotros construimos el tramo I, el tramo II, construimos todas las estaciones, se construyeron los pasos a doble nivel, se está construyendo la terminal, se va a instalar el sistema de cámaras de seguridad, se va a instalar la central de control, todo el software.

Hace comparación de los dos proyectos, pero el SITRAMSS sí ha tenido bastantes inconvenientes, en el caso de los carriles hubo prórrogas y en la terminal.

Habitualmente, cuando hay dificultades hay prórrogas, eso es el a, b, c de la contratación. La comparación que yo le estoy haciendo es que ARENA administra un proyecto como de nueve kilómetros, del Diego de Holguín y hay un costo hundido ahí como de $63 millones, porque el proyecto termina costando $99 millones. Con eso yo construyo dos SITRAMSS. Nuestra administración no es perfecta, naturalmente; pero hay que tener un mínimo de decencia. La crítica se agradece, yo siempre agradezco la crítica, la convoco, eso es muy importante, es un signo de la democracia. Pero también creo que la honestidad es importante.

Los contratos del SITRAMSS, la infraestructura, estaban para finales de 2013 y mediados de 2014, ¿ha sobrepasado la capacidad que tenían?

Los plazos legales de ejecución son para el 2016.

Si tenían cuatro años, ¿por qué iban como corriendo?

Porque siempre surgen imprevistos. Si usted tiene cuatro años no puede ir a paso de tortuga. Con nuestras insuficiencias, pero estamos en el plazo de los cuatro años, que es el promedio de América Latina. Y la tarifa que va a quedar va a estar en el promedio y probablemente más bajo. Hay que tener la honestidad de reconocer que no fue el $1.20 que dijeron algunos, no fue el $1 que dijeron otros, no fue los $0.90 ni los $0.85 de la campaña que nos lanzaron. No es cierto.

Considerando que hay bastante tráfico en los carriles aledaños al segregado, se caducó contrato en la terminal y no han querido dar indicio del monto de la tarifa, lo consideran muchos como un proyecto que ha fracasado, ¿Usted cómo lo considera?

Yo creo que no es bueno mentir. Si hace ocho meses alguien hubiera dado una tarifa estaba mintiendo, sea del Estado o fuera del Estado, no había. No nos pueden inducir a mentir. Lo que hemos dicho (es que) no es el $1.20 que dijeron los retrógrados, no es el $1 que dijeron los enemigos de este proyecto, no son $0.85, no son $0.60, no son $0.50, no son $0.40. Les estamos diciendo por dónde va el esfuerzo. Y ¿quiénes son esos muchos? Hay más de 300,000 personas que ya usaron este proyecto. Hasta ahora no hemos escuchado nosotros ni una sola queja de un usuario.

¿Pero qué pasa con el automovilista que se queda en los embotellamientos?

Es que si el sentido es buscar decir que sale mal... Los usuarios no se han quejado. Es claro que en el país hay graves problemas. Estamos haciendo un esfuerzo, un esfuerzo que nunca se ha hecho. Este, a pesar de que intentaron sabotearlo, va a ser uno de los proyectos históricos, que va a marcar un antes y un después. Con el SITRAMSS comienza una nueva época. Comienza el principio del fin del viejo sistema de transporte contaminante, corrupto, inseguro, que fue paniaguado y ocultado.

¿Plenamente, cuándo comienza a funcionar?

Después de la etapa piloto viene la etapa de instalación y montaje progresivo del sistema. Y la tercera gran etapa es la consolidación del sistema cuando ya, si surgen algunas fallas, estén superadas y todo. Y vendrá la continuidad de todos estos ramales. Para la continuidad se están haciendo estudios. Este año es el montaje del sistema. Nosotros vamos a precisar la siguiente etapa con sus fases.

Tags:

  • sitramss
  • gerson martínez
  • terminal
  • congestionamiento
  • atraso

Lee también

Comentarios

Newsletter