Lo más visto

“No podemos darnos el lujo de disponer de leyes que no tengan colmillo”

La comisión de legislación de la Asamblea Legislativa retomó esta semana la discusión sobre el anteproyecto de ley de extinción de dominio en el contexto de la preocupación de algunos senadores norteamericanos por el estancamiento del debate sobre esa normativa desde noviembre del año pasado.
Enlace copiado
“No podemos darnos el lujo de disponer de leyes que no tengan colmillo”

“No podemos darnos el lujo de disponer de leyes que no tengan colmillo”

Enlace copiado
En Estados Unidos, una fuente próxima al senador demócrata Patrick Leahy advirtió que la oficina del congresista no está convencida que la administración Funes esté haciendo lo posible por superar algunas objeciones, entre estas el combate al crimen organizado, en torno a la erogación de un nuevo donativo a través de FOMILENIO.

Howard Cotto, director de la Comisión Nacional Antidrogas (CNA), consideró que podía leer esa preocupación en el marco de la Convención de Lucha contra el Crimen Organizado de Naciones Unidas en el cual se establece que “no es posible combatir el crimen organizado si no se combate, entre otras cosas, la corrupción y se definen instrumentos fuertes y claros para luchar contra ello”.

El funcionario fue el responsable de acudir esta semana a la Asamblea Legislativa a explicar los detalles de la nueva normativa relacionada con la extinción de dominio, la cual estima como “uno de los avances más sustantivos” que se podrían dar para combatir el crimen organizado transnacional.

Durante su participación en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA, que se transmite en simultáneo en Canal 37, Cotto reflexionó: “Pasó la época en la cual si uno quiere detener grandes capos de la droga, el robo y hurto de vehículos y la trata y el tráfico de personas, lo va hacer por medio de pruebas materiales concretas”.

“Hace falta disponer de herramientas; con técnicas especiales de investigación se puede llegar hacia ellos (los criminales)”, dijo el experto, y advirtió: “No podemos darnos el lujo de disponer de leyes que no tengan colmillo para ser aplicadas”.

En ese contexto, Cotto dijo que advirtió a los legisladores que su visita no era para hablar de porcentajes de reparto de los bienes que puedan incautarse con la nueva normativa, sino de “quitarle al crimen organizado los recursos con los cuales cuenta” y que sin una buena legislación “no tenemos nada que repartir”.

En esa dirección, el director de la CNA precisó que la legislación requiere de otorgarle más competencias a la Policía Nacional Civil y que trascienda de lo “meramente administrativo” de obtener información de los bienes de un proceso, a quién pertenecen o cómo están asentados en el registro a impulsar la investigación.

Pero Cotto tampoco pasó por alto la importancia de que en este caso se pase de la “buena fe de la tenencia de los bienes” a demostrar que se actuó de mala fe en tanto “no se puede asumir que el tercero que tiene un bien, lo tiene de buena fe”.

“Esa ley debe tener claramente establecido que esa tercería, esos bienes que están a nombre de una persona, están en manos de esta persona por el hecho de un subterfugio”, enfatizó, al insistir entonces que “la carga de la prueba corresponde a la persona”.

Percepción del riesgo

Cotto insistió, además, en la urgencia por fortalecer la prevención en el consumo de las drogas y externó en esa dirección su preocupación porque existe un cambio en la percepción del riesgo.

Recordó una encuesta de 2003 desarrollada con escolares. En ese año, cuando se les preguntó si creían que una droga específica era un riesgo para ellos, el 79.9 % dijo que sí, para 2009 ese porcentaje bajó a 38 %. Igual, dijo, ocurrió con la marihuana, que pasó del 71.6 % de quienes advertían el riesgo a 37.1 %, en ese mismo período.

Esos datos suponen para las autoridades más preocupación cuando se infiere que las pandillas en algún momento dejen gradualmente la extorsión contra la población al “consolidar más y más la distribución de drogas”.

Lee también

Comentarios