Lo más visto

Más de Farándula

"‘A Star is Born’ era una mala idea"

El actor estadounidense protagoniza, junto a la cantante Lady Gaga, la más reciente versión de "A Star is Born". La cinta tendrá su estreno mundial este mes.

Enlace copiado

"‘A Star is Born’ era una mala idea"

Enlace copiado

Pese al furor desatado en Venecia y Toronto, el actor estadounidense Bradley Cooper cree que su debut en la dirección con "A Star is Born", que coprotagoniza junto a Lady Gaga, tenía todos los elementos para no salir bien. "Era una mala idea", dijo en el Festival de Cine de San Sebastián.

"Un director que nunca había hecho una película antes no era una buena receta de éxito. Pero la buena noticia es que el público la recibió como la concebimos", como "una historia real y auténtica que trata del amor y de lo difícil que es que perdure en el tiempo y de la búsqueda de una voz en el mundo", señaló Cooper al presentar su película en San Sebastián, donde se proyecta en la sección paralela Perlas, fuera de concurso.

Y parece haberlo conseguido porque "A Star is Born" ("Ha nacido una estrella"), la cuarta versión del filme que rodaron por primera vez William A. Wellman y Jack Conway en 1937, ya suena de cara a los Óscar.

La agridulce historia de amor entre una joven que sueña con convertirse en cantante y un músico con problemas y adicciones que descubre su talento ya fue llevada al cine por George Cukor en 1954 y Frank Pierson en 1976, esta última ya en clave total de musical.

"Esta última se quedó conmigo", contó Cooper sobre la versión protagonizada por Kris Kristoffesron y Barbra Streisand. "En los años ochenta sentí las reverberaciones de las imágenes de esos personajes que se introdujeron profundamente en la cultura estadounidense", contó.

Versión 2018

En esta primera versión del siglo XXI Cooper exploró dos facetas en las que no había incurrido aún: la de director y la de cantante.

La primera fue fruto del paso del tiempo y de una motivación que siempre estuvo ahí. "El tiempo es la mejor moneda y conforme ha ido pasando más me lo iba planteando. Hacer una película es un gran compromiso, siempre he estaba motivado, pero hasta que no tuve un punto de vista no pude hacer nada". Decidió dar el paso a los 39 años (ahora tiene 43). "Clint Eastwood lo hizo con 40 o 41", recordó.

Cooper se refirió a ese cineasta, con el que rodó "American Sniper" en 2014, así como otros con los que ha trabajado a lo largo de su carrera como Todd Philips ("War Dogs", 2016) o J.J. Abrams (en la serie de televisión "Alias") como algunos de sus referentes en la dirección. "No sé si entonces creían en mí como director, pero reconocieron mi curiosidad por hacer cine".

Como realizador, afirma, "puedes colocar al público donde sientes que mejor encaja con la historia", algo que intentó hacer de forma "muy íntima y muy ética". Y le gustó tanto que probablemente repetirá, insinuó, sin develar nada para no frustrar el proyecto.

Para su nueva faceta de músico, que afronta de forma brillante, confiesa que tuvo que prepararse con un trabajo muy arduo y a conciencia, con un preparador de voz o con Lukas Nelson y su banda The Promise of the Real, así como con otros músicos y amigos. "Fue un trabajo conjunto de muchas personas para que yo llegara a eso".

Pese a los halagos, aseguró que no explotará esa faceta. "Nunca habrá un álbum de Bradley Cooper, yo no quiero escuchar ese álbum", bromeó.

La que sí triunfa en la música es su compañera de reparto, Lady Gaga, que hizo el camino inverso debutando en la actuación.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines