Lo más visto

Andrea y Javier: Los adultos mayores nos dan más

Andrea Hernández, de 26 años, y Javier Miranda, de 28, son dos jóvenes voluntarios del Hogar de Ancianos San Vicente de Paul. Ya han desarrollado un proyecto en esta organización y tienen otros dos en mente.
Enlace copiado
Javier Miranda y Andrea Hernández consideraron que es “importante que los jóvenes y la comunidad se involucre” con este tipo de instituciones.  Foto de LA PRENSA/JOSÉ CARDONA/CORTESÍA

Javier Miranda y Andrea Hernández consideraron que es “importante que los jóvenes y la comunidad se involucre” con este tipo de instituciones. Foto de LA PRENSA/JOSÉ CARDONA/CORTESÍA

Enlace copiado

Cada uno llegó de diferente manera al Hogar de Ancianos San Vicente de Paul, pero ambos quieren seguir trabajando por los adultos mayores residentes del hogar.

El primero en llegar fue Javier Miranda, de 28 años. Según dijo, en 2016 estaba buscando cómo involucrarse más en la sociedad. Entonces su papá le sugirió prestar servicio en el hogar. Javier se convirtió en voluntario, teniendo también un propósito religioso para ello.

Después llegó al hogar Andrea Hernández, de 26 años. Ella escogió la institución para realizar sus horas sociales.

A su llegada, la entonces presidenta del hogar María Elena de Parker y Andrea comenzaron a hablar de ideas para hacer actividades para obtener fondos. De ahí surgió la pasarela Remembranzas Fashion Show, cuyo mensaje central fue que “las modas pasan, pero la gente no”.

“Nos interesa generar un vínculo más permanente entre una persona y un adulto mayor. Que sea un compromiso emocional”.

Andrea Hernández, voluntaria del hogar

En la primera edición, Andrea unió esfuerzos con otro compañero de la universidad, así como con Javier. También recibieron ayuda de otras personas como el diseñador Luis Hernández.

“Queríamos hacer un homenaje a los adultos mayores y también que recordáramos las épocas pasadas”, expresó Andrea, quien expresó que también parte del proyecto fue involucrar a residentes.

Sofía de Baires, vicepresidenta del hogar, dijo que “de Parker le puso mucho amor y fe a esa idea”, por lo que desarrollaron una segunda edición en 2017. “Superamos nuestras espectativas”, dijo de Baires. En ese segundo fashion show se sumaron más jóvenes.

Para de Baires, el hecho de que jóvenes participen como voluntarios le da “vida al hogar”. “No solo aportan su ayuda, sino el amor que pueden darle al adulto mayor”, agregó.

“Necesitamos más personas integrándose con los residentes. Hacemos un llamado a esas personas con espíritu de servicio”. 

Javier Miranda, voluntario del hogar

Pero, según expresó Javier, lo que ellos les dan a los adultos mayores, no se compara con lo que reciben. “La experiencia que uno recibe de ellos es maravillosa. Cada uno de ellos es un mundo entero. Tengo muchos abuelitos ahí”, expresó.

PROYECTOS
Andrea y Javier tienen en mente dos proyectos nuevos. 
Al primero lo han bautizado Mi otro abuelo y busca que una persona “adopte” a un residente, y el otro es una carrera benéfica.

Lee también

Comentarios