Lo más visto

Más de Farándula

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

El actor Andy Serkis está acostumbrado a los trajes especiales, las pantallas verdes y las cámaras que registran cada movimiento de sus músculos. Esta es su carrera.
Enlace copiado
ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

ANDY SERKIS, EL ACTOR DE LOS ROSTROS DIGITALES

Enlace copiado
En los últimos años ver el nombre del actor británico Andy Serkis en los créditos iniciales de una película significa que habrá un personaje digital.

Puede ser una conexión peligrosa por esas cosas del encasillamiento, pero en el caso de este intérprete, no es más que una rutina y casi que un cumplido, ya que es uno de los que más han explotado la tecnología para aparecer o protagonizar un filme, escondiendo su rostro entre trazos computarizados y texturas animadas pero, eso sí, sin perder ese toque de humanidad que no deja que su experiencia en la pantalla grande sea una imagen desprovista de una emoción.

Serkis no es un robot o un títere a las órdenes de los efectos visuales, sino más bien el conquistador de un ámbito dentro del espectro cinematográfico que sueña con acercarse lo más posible a la realidad, y hasta ahora lo está logrando. Quizás el temor para los puristas es –precisamente– que este actor de 53 años representa el mejor ejemplo de que esas fronteras entre lo real y lo digital se difuminan cada vez más.

Cuando decidió convertirse en un intérprete soñaba con transformarse en otro, siguiendo uno de los principios necesarios de su trabajo y salir de su piel (metafóricamente), de la imagen que algunos conocían.

Pero el maquillaje o algunas técnicas teatrales no eran suficientes, pues el actor buscaba siempre ir más allá.

Ya se le notan algunas arrugas en su rostro, posiblemente del ejercicio cotidiano de exagerar algunos gestos para conseguir la imagen que luego pasará a una computadora que cambiará su cara o su cuerpo.

Todo el mundo lo recuerda por su papel como Gollum, que hizo parte de la trilogía cinematográfica de “El señor de los anillos”, una criatura signada por la tragedia y la obsesión que se creó digitalmente, pero que logró el reconocimiento mundial en buena parte por el aporte actoral que le dio Serkis, quien en un principio dudó de asumir este reto.

La monstruosidad, ternura y dolor en la voz y algunos movimientos de Serkis convirtieron a Gollum en una estrella y a él, en un actor con una atención especial en la industria del entretenimiento. La conexión con este personaje de la saga fantástica le abrió las puertas a otros proyectos, lo insólito es que la mayoría seguían siendo configurados a partir de esas máscaras digitales.

Algunos fueron en “Tintín: el secreto del unicornio” y “Star Wars: el despertar de la Fuerza”.
 

Tags:

  • Andy Serkis
  • gollum
  • actor
  • maquillaje

Lee también

Comentarios