Adela Zayas: “Los roles tradicionales de género hacen que la mujer se limite”

Todo comenzó como una prueba piloto. En 2014 Adela Zayas y un grupo de amigos emprendieron el proyecto de Fundación Artesanas. Es un espacio que busca el desarrollo de la mujer y la juventud.
Enlace copiado
Adela Zayas: “Los roles tradicionales de género hacen que la mujer se limite”

Adela Zayas: “Los roles tradicionales de género hacen que la mujer se limite”

Enlace copiado

Adela Zayas asegura que de este proyecto quieren ver a más mujeres seguras de sí mismas. Mujeres líderesas en sus comunidades. Ella, actualmente es la vicepresidenta de Fundación Artesanas, un proyecto que inició en 2014 junto con otros jóvenes, como respuesta a un trabajo de investigación en la comunidad San Rafael Tasajera, municipio La Herradura, departamento La Paz.

“Nosotros convivimos con la comunidad por más de ocho meses y descubrimos que una de las poblaciones más vulnerables era la juventud, pero en concreto la mujer”, explicó Zayas, mientras respondía al por qué buscar empoderar a las mujeres de esta comunidad.

“Los embarazos precoces, la falta de educación, de acceso a salud y la seguridad estaban afectando a toda la comunidad en general, sí, pero mayoritariamente a la mujer es así como decidimos comenzar un proceso de organización”, recordó.

Misión a largo plazo

Desde aquella iniciativa a la actualidad Fundación Artesanas es una organización que promueve la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer en El Salvador, mediante talleres psicosociales y de emprendimiento con recursos locales.

“Con los talleres fortalecemos los temas de autonomía, equidad de género, autoestima, salud sexual y reproductiva... Todos estos temas que dan información y generan consciencia sobre aquellas afecciones que vulneran a la mujer, como salirse antes de la universidad, estar sometida a una relación de violencia, etc. Brindamos herramientas para que la mujer tome consciencia y pueda decidir salir de un ciclo que no favorezca su crecimiento personal”, indicó.

Adela, de 26 años, es psicóloga y, con el trabajo comunitario, se siente como en casa. Es por eso que junto con su actual equipo buscan que la fundación prevalezca.

“Ahorita ya metimos papeles en el Ministerio de Gobernación para convertirnos en una fundación legalizada a finales de este año”, explicó.

Lee también

Comentarios

Newsletter