Lo más visto

Arte que transforma jóvenes

Actualmente, la Fundación Fernando Llort desarrolla un proyecto de cultura y arte para el desarrollo comunitario con jóvenes. Este es apoyado por el BID.
Enlace copiado
Arte  que transforma  jóvenes

Arte que transforma jóvenes

Arte  que transforma  jóvenes

Arte que transforma jóvenes

Enlace copiado
El 17 de septiembre, la Fundación Fernando Llort comenzó con el proyecto “Cultura y arte para el desarrollo comunitario de los jóvenes de la comunidad 13 de Enero, en la colonia Zacamil, Mejicanos”. Posteriormente, este se amplió con estudiantes del Centro Escolar Católico Marista, el cual está incorporado por jóvenes del turno de la tarde. Este centro ocupa las mismas instalaciones de la escuela San Alfonso.

“Siempre habíamos buscado ver una forma en que se pudieran beneficiar estos muchachos”, expresó María José Llort, directora ejecutiva de la Fundación Fernando Llort, respuesta a este proyecto que es apoyado por Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tras haber sido seleccionado en la convocatoria del Programa de Desarrollo Cultural 2012-2013.

En este proyecto asisten alrededor de 60 jóvenes, quienes participan en tres tipos de talleres: de cerámica en barro, de arte en vidrio y de morro y coco para artesanías en recursos renovables. En el caso de la comunidad 13 de Enero solo se desarrolla uno de arte en vidrio debido al tamaño del grupo, mientras que en el Centro Escolar Católico Marista los tres.

“El objetivo es ayudar a darles expectativas a los muchachos. Que ellos no solamente estén ocupados, sino que puedan aprender un oficio que les puede traer un beneficio económico. Y más”, afirmó Llort. Asimismo, agregó que su compromiso no se limita solo al aprendizaje de diferentes técnicas, sino también a ayudarlos a promoverlos y venderlos.

“Tenemos alianzas con tiendas de artesanías. Y el proyecto próximo es tener una página web para comercializar estos productos y usarla como plataforma para los artesanos, tanto a los que beneficiamos, así como a otros que quieran promover su propio trabajo”, adelantó.

El proyecto con estos jóvenes finalizará el 20 de diciembre. Actualmente, se encuentran en la etapa del proceso de aprendizaje de técnicas y de producción de las artesanías. Luego se profundizará en identidad cultural y también recibirán capacitaciones en comercialización, diseño. Al final, se realizará una feria en la cual se presentarán los distintos trabajos realizados por los jóvenes participantes.

El método escogido para la enseñanza en estos talleres es el de Fernando Llort, ganador del Premio Nacional de Cultura 2013, en la rama de gestión cultural. “Esta metodología permite el desarrollo de identidad cultural, el arte como medio de expresión y el aprendizaje de un proceso creativo, es decir, de una técnica artesanal”, explicó directora de la fundación, quien es hija del artista y artesano. Agregó: “Esto porque en La Palma, Chalatenango, se dio el fenómeno de que no solo hubo beneficio económico para sus pobladores, sino que estos mejoraron mucho como individuos y en su identidad cultural”.

En cada uno de los talleres los participantes tienen un capacitador: en el de barro es Rosa María Flores, de Ilobasco, quien lo desempeña por tradición familiar; en el de arte en vidrio es Sergio Vásquez, quien tiene seis años de trabajar con la fundación y sabe desarrollar diferentes técnicas; y en el de morro y coco para artesanías en recursos renovables es José Manuel Erazo, artesano que se inspiró en el trabajo de Fernando Llort. “Nos gusta estar aquí, no solo porque compartimos lo que sabemos hacer, sino porque sabemos que lo que aprendan les puede servir en el futuro, ya sea como fuente de trabajo o para desarrollar su creatividad”, expresó Erazo.

LOS JÓVENES

Al respecto de los talleres, cada participante tiene su razón de haber decidido formar parte de estos. Sin embargo, todos concuerdan en su beneficio. “Esta es una gran oportunidad. Te dan los materiales para que solo vos pongas tu esfuerzo. Eso te da ánimos”, dijo Marjorie Arteaga, de 14 años, quien está en el grupo de Erazo.

“Me ha gustado bastante. Nos pone a volar la imaginación. Nos incentiva. Es una experiencia única. Todo lo que se aprende siempre sirve”, afirma Rodrigo Sánchez, de 15 años, quien está en el grupo que trabaja con vidrio.

Tags:

  • talleres
  • arte
  • fundación fernando llort
  • jóvenes
  • productos
  • barro
  • vidrio
  • coco

Lee también

Comentarios