Lo más visto

Bonilla, cuatro décadas de danza

Aunque ha pensado varias veces en el retiro, no dejará de bailar. Tras 40 años, Mauricio Bonilla está listo para desarrollar una nueva faceta en su vida. Ahora quiere dedicarse a la pintura.
Enlace copiado
Mauricio Bonilla  empezó a incursionar en el baile desde temprana edad.

Mauricio Bonilla empezó a incursionar en el baile desde temprana edad.

Bonilla, cuatro décadas de danza

Bonilla, cuatro décadas de danza

Enlace copiado
Todo comenzó cuando tenía apenas cinco años. Mauricio Bonilla se sintió atraído por la danza desde pequeño. Le gustaba improvisar e, incluso, algunas veces se ponía a bailar frente a un espejo. Tarareaba las canciones y bailaba. La música lo guió a cumplir ese sueño. Ahora, tras 40 años de trayectoria artística, es uno de los bailarines más reconocidos del país.

Disciplina, constancia y sacrificio. Esas han sido las tres palabras que definen la carrera de Bonilla, quien recuerda que, desde el inicio, sus padres lo apoyaron para que siguiera su destino. El reto fue grande, porque Bonilla fue uno de los primeros hombres en El Salvador en ponerse mallas. Esto le valió gritos y hasta insultos, recordó. Pero nunca se rindió.

Bonilla marcó el comienzo de su carrera profesional a los 17 años, tras ser invitado por Alcira Alonso a su escuela. Bonilla recorrió varias instituciones dancísticas con el objetivo de prepararse para tener un lugar de respeto en el ámbito artístico y se propuso la meta de tener una agrupación propia. Lo logró. A partir de 1979, la compañía comenzó a llamarse Ballet Teatro de Mauricio Bonilla.

La institución es una de las más importantes del país en danza. “Lo que yo hago es muy mío”, dijo el ahora director y maestro de baile.

Según explicó, el género que desarrolla es el de la danza de espectáculo, ya que para él toda la música es bailable. “Escucho de todo. Rancheras, baladas, rock, música latina y folclórica”, explicó. Esta versatilidad también es una característica de la compañía. Por ello ofrecen clases de todo tipo de estilo de danza.

Para él, dejar de bailar es remoto. Aunque quiere centrarse más en su faceta como maestro. “No estoy cansado, pero tenés que darle oportunidad a otros bailarines”, aseguró.

Pero en esta nueva etapa de su vida, Bonilla también quiere dedicarse a la pintura. De hecho, ya se inscribió en el CENAR. “Creo que va a ser una faceta que me abrirá puertas en otro lado”, aseguró con entusiasmo.

Tags:

  • mauricio bonilla
  • trayectoria
  • danza
  • carrera
  • bailarin
  • compañía
  • pintura
  • etapas

Lee también

Comentarios