Camilo Minero, FUERZA CREATIVA Y SOCIAL

El próximo 11 de noviembre se cumplirá el centenario de natalicio de Camilo Minero (1917-2005), uno de los más reconocidos artistas de El Salvador.
Enlace copiado
Reconocimientos Además de agenciarse el Premio Nacional de Cultura en 1996, Minero fue nombrado Hijo Meritísimo de El Salvador por la Asamblea Legislativa en 1998. También recibió un Doctorado Honoris Causa de la Universidad de El Salvador en 2001.

Reconocimientos Además de agenciarse el Premio Nacional de Cultura en 1996, Minero fue nombrado Hijo Meritísimo de El Salvador por la Asamblea Legislativa en 1998. También recibió un Doctorado Honoris Causa de la Universidad de El Salvador en 2001.

Enlace copiado

Camilo Minero es descrito por quienes lo conocieron como un hombre humilde, sencillo y consecuente con su manera de pesar. El artista nació el 11 de noviembre de 1917 en Zacatecoluca, departamento de La Paz.

Para el pintor Armando Solís, quien fue muy allegado a Minero, el pintor y muralista fallecido en 2005 destacó por su aspecto social.

“Su arte fue social. Su ideología lo vinculó al movimiento revolucionario. Plasmó la miseria, la pobreza”, expresó Solís, quien escribió la biografía “Camilo Minero. La Orilla Roja Del Girasol” (1998).

Roberto Galicia, director ejecutivo del Museo de Arte de El Salvador, explicó que, para Minero, el componente social no solo debía estar en el tema, sino que la obra en sí debía servirle a la comunidad.

Por ese motivo los murales y los grabados tenían una importancia para él. “Con el grabado, la copia múltiple podía llegar a más personas. Pintura solo hay una. En el caso del mural, aunque está en un solo espacio, es creado para ser visto por muchas personas”, afirmó Galicia.

Además de El Salvador, Minero creó murales en países como Cuba y Nicaragua. Sin embargo, en el país, este tipo de obras enfrentan un gran problema, según Solís: los terremotos. “Camilo perdió muchos murales en el terremoto del 86”, dijo.

Sobre el estilo de Minero, a quien se le otorgó el Premio Nacional de Cultura en 1996, tanto Galicia como Solís destacaron el uso recurrente del color amarillo, así como las diagonales. “Su arte era figurativo, pero muy moderno”, afirmó Solís. En el catálogo “Camilo Minero. La poesía del testimonio” (2005), Astrid Bahamond escribió que “su fuerza creativa estriba en el dominio dibujístico”.

“Canillita” (1979) Rafael Alas, director de programación de MARTE, explicó que Minero se torna más al tema social tras volver de México.
“Venta de girasoles” En esta pintura se descubre su afición por el amarillo que, según explicó el artista, este color significa alegría. Hay varias obras del artista salvadoreño sin fechar.
“Los caballitos de feria” (1980) Para Galicia, esta obra —que pertenece a la Colección del Museo Forma— es una de las más representativas de Minero.

Lee también

Comentarios

Newsletter