Cineasta salvadoreño busca influir en la vida de los jóvenes gracias al cine

El salvadoreño busca evidenciar la dura realidad que viven miles de jóvenes que son reclutados por los grupos delincuenciales que afectan a la región.
Enlace copiado
Cineasta salvadoreño busca influir en la vida de los jóvenes gracias al cine

Cineasta salvadoreño busca influir en la vida de los jóvenes gracias al cine

Enlace copiado
El actor salvadoreño Arturo Muyshondt tiene una misión de vida: rescatar de la pobreza, la desigualdad y la violencia a los jóvenes de Latinoamérica y los hispanos de Estados Unidos y para ello esgrime un arma muy poderosa: el cine.
 
Por este motivo, produjo e interpretó la película "El pastor", historia basada en hechos reales sobre un preso que abraza la fe y, tras salir en libertad, se dedica a trabajar con jóvenes pandilleros latinos para ayudarlos a rehabilitarse.
 
Es un filme duro y realista que Muyshondt llama "finalmente inspirador, transformador y redentor".
 
"Yo basé la historia en mis tres años trabajando con pandillas en El Salvador, Honduras, Guatemala, incluso México. Todos estos problemas comienzan con una semillita dentro de los jóvenes, pero yo creo que con las herramientas adecuadas podemos salvarlos", expresó a Efe Muyshondt sobre el filme, que se estrenó el pasado 25 de enero en Estados Unidos.
 
 

La idea surgió en lo que describió como uno de los "momentos más difíciles" de su vida, cuando un pastor le envió un pasaje de la Biblia que tenía que ver con lo que él estaba pasando durante su trabajo con las pandillas.
 
"Fue entonces que decidí llevar esta historia a la pantalla, porque creo que el cine puede transformar vidas", sostuvo.
 
Pero el cineasta aclaró que el cine es solo el primero de un plan de tres fases ideado para combatir el ciclo de pobreza y violencia en el que tantos jóvenes quedan atrapados.
 
"El filme es solo el primer paso. El segundo es crear herramientas de rehabilitación y el tercero es trabajar duro para traer a la mesa a empresarios y a personas del gobierno para crear oportunidades para estos jóvenes", apuntó.
 
Muyshondt habló en enero pasado ante las Naciones Unidas (ONU) durante una conferencia sobre la pobreza, desigualdad y violencia social con el fin de llamar la atención sobre la forma en la que los jóvenes latinos son blanco de las pandillas en Estados Unidos y América Latina.
 
El actor y productor también trabaja con el grupo global Dream Centers, con sede en Los Ángeles, que lleva más de 30 años trabajando con los pandilleros, víctimas del tráfico humano y el abuso sexual en grandes ciudades del país.
 
Para Muyshondt, una parte muy importante de su misión como cineasta y como agente catalizador de cambio social es unir la cultura hispana con la anglosajona, pues considera que esto afecta directamente en la posición del hispano en la sociedad estadounidense.
 
"Mientras más gente se dé cuenta de la importancia y la relevancia de nuestra cultura no como algo ajeno, sino como parte de la cultura de este país se darán más oportunidades", opinó.
 
Sin embargo, consideró que en estos momentos la comunidad es "débil" porque no está siendo representada como una "fibra esencial del país".
 
"En la mayoría de los casos, estamos en las películas para cubrir con una cuota o con un mandato cultural. Los productores a veces nos incluyen en sus filmes para poder decir Tengo hispanos en la película", apuntó.
 
Pero, en su opinión, esa "cuota" no es suficiente, pues la cultura hispana ya forma parte de la esencia del país en la gastronomía, la moda o la música. "Ahora mi gran mandato es hacerlo en el cine. Esa es mi lucha en Hollywood", señaló.
 
Esa lucha comenzó en su natal El Salvador, en medio de una guerra civil, cuando Muyshondt tenía 12 años. Su padre le regaló una cámara de cine y en sus momentos de soledad se dedicó a hacer sus propios cortometrajes. Sin embargo, cuando emigró a Estados Unidos la vida lo llevó por otro rumbo.
 
En Miami fue banquero de inversiones durante muchos años, hasta que recuperó su sueño de hacer cine, el "motor" que le motiva a trabajar para seguir adelante con su misión de contar historias hispanas en inglés para mercados internacionales.
 
"El cine es una herramienta muy importante. Creo firmemente que se puede cambiar la sociedad a través del cine, y en eso nunca pararé de trabajar", finalizó.

Tags:

  • the pastor
  • cine
  • arturo muyshondt

Lee también

Comentarios

Newsletter