Lo más visto

Más de Farándula

Correr

Correr es uno de los verbos con más significados que existen en nuestro idioma. La última versión del “Diccionario de la lengua española” (DEL, 2014) registra 45 acepciones utilizadas en el español estándar y el “Diccionario de americanismos” (DA, 2010) recoge, ya sea como una sola palabra o como parte de una frase, más de 50, empleadas a lo largo y ancho del continente.
Enlace copiado
Enlace copiado
La variedad semántica es inmensa, pues va desde las descriptivas “Ir deprisa”, o “Hacer algo con rapidez, darse prisa”, hasta las coloquiales “Arrebatar, saltear y llevarse algo”, o en forma pronominal (correrse), “Eyacular o experimentar el orgasmo”. De estas da cuenta el DEL y pertenecen, por tanto, al patrimonio lingüístico de todos los hispanohablantes. El DA, en cambio, al ser reflejo del español que hablamos en América, incluye, por ejemplo, el puertorriqueñismo “Administrar alguien algo, dirigir un negocio”, el chilenismo “Golpear o insultar de manera reiterada o abundante”, o la locución centroamericana “Corre, que te alcanzo”, forma festiva de llamar a la diarrea.

Pero hay, de entre todos, un nuevo significado procedente del español hablado en Estados Unidos y Puerto Rico, que poco a poco va permeando los periódicos latinoamericanos en períodos electorales: “Postularse alguien para ocupar un puesto o cargo”. Así, en el panameño Laestrella.com.pa, leemos: “Cuatro militantes del FAD corren por la Presidencia” (11 de octubre del 2013) y en el ecuatoriano Teleamazonas.com: “Las organizaciones que decidieron correr solas por la Presidencia” (23 de septiembre del 2016). Por tanto, debido a la enorme influencia de esta variante americana del español, no me cabe la menor duda de que pronto empezaremos a observarla en nuestra prensa nacional.
 

Lee también

Comentarios