Del juego a la magia del cine

El joven que creció entre jesuitas, que un día jugó con una cámara de 16 milímetros, es ahora un director reconocido en todo el mundo: Guillermo del Toro.
Enlace copiado
Del juego a la magia del cine

Del juego a la magia del cine

Del juego a la magia del cine

Del juego a la magia del cine

Enlace copiado
Guillermo del Toro ahora es uno de los directores más famosos del mundo, pero sus inicios fueron similares a los de cualquier niño o joven lleno de sueños y objetivos. Su historia cuenta que creció en una escuela de jesuitas, que jugó con una cámara de 16 milímetros y que en sus inicios realizó animación en plastilina. Además perdía dinero en cada trabajo mientras tomaba tequila y comía tacos. Ese mismo, Guillermo del Toro, es ahora un director de cine reconocido en todo el planeta. El mismo que esta semana regresó a su tierra natal, Guadalajara.

“Quiero hacer una película en México”, le dijo a alrededor de 200 personas que lograron entrar al sitio dispuesto por el Festival Internacional de Cine en Guadalajara para su charla. Afuera, más de 500 jóvenes lamentaban no poder escuchar a su ídolo.

El título del encuentro fue “30 años, 1,000 historias, una gran amistad”, y es que parte importante de las remembranzas giraron en torno a su amistad con Rigo Mora, un realizador de cine animado que falleció en 2009. Juntos crearon Necropia, una empresa dedicada a los efectos especiales. “Nunca ganamos dinero”, recordó Del Toro.

“Soy de la época de los setenta que creció viendo ‘Astro Boy’, las películas de El Santo, al Tío Gamboín (personaje de la televisión mexicana). Cuando de joven quería hacer cine, me imaginaba filmando al detective Belascoarán Shayne (del escritor Paco Ignacio Taibo)”.

EL VIAJE A HOLLYWOOD

Su vida, empero, lo llevó a Los Ángeles. “Todavía conservo el boleto del estacionamiento de la primera vez que fui a un estudio en Hollywood”, relató el director.

Ahí comenzó a escribir guiones para pagar la deuda que le dejó filmar “Cronos”, la película que le abrió camino en el mundo del cine, aunque en su estreno comercial en la Ciudad de México atrajo en total a 8,000 espectadores a un cine y a 5,000 a otro.

Posteriormente filmaría “Mimic” (1997), que considera un fracaso, pero que le dejó grandes enseñanzas de lo que debe hacer y lo que no, y de cómo hacer ese cine que le gusta, según dijo.

Luego vendría el mal trago del secuestro de su padre en 1998 y su despedida de Guadalajara. Por ello, el encuentro en el festival de cine fue muy emotivo.

“Me encantaría que hubiera más cine fantástico en México”, afirmó. “Parte de mi trabajo como productor es apoyar primeras películas de jóvenes y he tenido a varios mexicanos colaborando en mis películas”, agregó durante el encuentro.

Tras esa declaración le comenzaron a llegar a las manos trabajos de jóvenes que estaban entre el público y las más de 500 personas que se quedaron fuera comenzaron a gritar. Del Toro y los organizadores del encuentro fílmico organizaron otra sesión para dos horas después.

El cine fantástico y Guillermo del Toro tienen legión de admiradores en su tierra. Y él les corresponde: “Me gusta apoyarlos, porque cuando eres joven... está cabrón y porque México está quebrando la esperanza de miles de jóvenes”, dijo Del Toro de forma franca.

Tags:

  • guillermo del toro
  • cineasta
  • hollywood
  • méxico
  • musica
  • lpgnoticias

Lee también

Comentarios

Newsletter