Ecos celtas

Esa era la marca que los diferenció de otros
Enlace copiado
Ecos celtas

Ecos celtas

Ecos celtas

Ecos celtas

Enlace copiado
Luego de los problemas acaecidos de su última gira, los integrantes de The Cranberries se tomaron un receso que les permitió reflexionar sobre su vida personal y profesional. Durante el final de los noventa, la banda comenzó a trabajar en un nuevo disco que reflejó esa reconciliación, así como un sentimiento de querer empezar desde cero. Entonces apareció en 1999 "Bury The Hatchet" ("Entierra el hacha"), que significó una nueva etapa para la banda.

"Durante años viví de otra manera, sin tiempo para nada, mientras la gente de mi edad se divertía libremente e iba a la universidad. He trabajado muy duro para poder conseguir esto, para poder tener una vida tranquila", afirmó en esa época Dolores O´Riordan al diario español El País. Agregó que el nuevo proyecto habla de cosas muy sencillas, "porque son las que la gente echa de menos".
Esta etapa también le permitió a los críticos analizar el éxito de The Cranberries. Para algunos, su popularidad se debía a que había hecho de la monotonía musical su gran virtud; mientras, otros especialistas en música consideraban que las raíces celtas eran la principal clave.

"Ecos celtas se escuchan en el rock de los irlandeses The Cranberries", señaló un crítico al medio español; de hecho, para muchos esa era la marca que los diferenció en su momento. "Este grupo ha creado una fórmula magistral para sus canciones, la mezcla exacta de furia y dulzura. La repite constantemente y siempre acierta", afirmó otro analista.

Tags:

  • Bury The Hatchet
  • The Cramberries

Lee también

Comentarios

Newsletter