Lo más visto

Más de Farándula

El anime, salvado por el "streaming"

Los cambios en la forma en que se distribuían las series de animación japonesa o la piratería pudieron acabar con esta industria de entretenimiento, pero con la llegada de las plataformas de reproducción en línea todo cambió.

Enlace copiado
El anime, salvado por el

El anime, salvado por el "streaming"

Enlace copiado

El anime ha vivido tradicionalmente del mercado nipón al margen de producciones puntuales vendidas al extranjero, pero en la primera década del siglo XXI su facturación se estancó a raíz del declive demográfico de Japón y de la caída de los ingresos por televisión y video doméstico.

"Crear una serie de anime cuesta muchísimo tiempo y dinero", destacó el experto Ryusuke Hikawa, quien señaló que el presupuesto promedio por una temporada típica de 13 episodios ronda los 200 millones de yenes (1.7 millones de dólares).

Este coste se solía cubrir con las emisiones televisivas que servían, sobre todo, como "anuncios extendidos" para vender temporadas completas de las series o versiones extendidas en VHS, DVD o Blu-Ray y diversos productos de mercadotecnia, señaló este investigador y crítico de anime.

Pero las ventas de formatos físicos se hundieron con la irrupción de internet y de los "smartphones", que abrían una ventana a esos mismos contenidos -en ocasiones de forma gratuita e ilícita-, y los estudios comenzaron a buscar nuevas vías para sobrevivir, por ejemplo, organizando todo tipo de eventos dirigidos a los fans.

Inusitado récord

Pese al escenario desfavorable, desde 2010 los ingresos del sector nipón de la animación escalaron de forma sostenida hasta alcanzar la cifra récord de 2.18 billones de yenes (18.158 millones de euros) en 2018.

En ese año y en el anterior, las ventas al extranjero se dispararon hasta sobrepasar por primera vez al mercado doméstico y rebasar la mitad de la facturación total, según el último informe de la Asociación Japonesa de Anime (AJA).

El principal motor del cambio es la creciente demanda para distribuir contenidos en línea proveniente de China y de multinacionales de "streaming" como Netflix y Crunchyroll, señaló en una entrevista el vicedirector de negocios de AJA, Hiromichi Masuda.

"No queríamos depender tanto de las ventas en el extranjero, pero muchas obras han tenido salida comercial en otros países de forma automática", afirmó Masuda, quien añadió que la calidad de algunas producciones de los últimos años ha sido otro factor determinante.

Y es que la industria nipona volvió a fabricar éxitos globales como el filme "Your Name" (2016), el más taquillero de la historia del anime con una facturación global de 360 millones de dólares, desbancando al clásico de Studio Ghibli y ganador del Oscar "El Viaje de Chihiro" (2001).

Así, el anime vive hoy una nueva época dorada gracias a las multinacionales de "streaming", que sacaron a esta industria cultural nipona de sus horas bajas llevando sus exóticas series y películas a todos los rincones del planeta.

Tras cautivar durante décadas a generaciones de espectadores con series televisadas en distintos países como "Mazinger Z", "Dragon Ball", "Doraemon" o "Shin-chan", la animación japonesa encontró en webs como Netflix un filón para llegar a más audiencias que nunca justo cuando su modelo de negocio estaba en entredicho.

Histórico acuerdo

El venerado Studio Ghibli, fundado por los “maestros” Isao Takahata y Hayao Miyazaki y defensor de la animación más artesanal, dejó atrás sus reticencias a la distribución por internet al anunciar un acuerdo con Netflix y desde el 21 ya se ofrecen ahí sus películas.

“Mazinger Z”

Serie creada por Go Nagai. La historia de la serie trata sobre un grupo de científicos que disponen de un robot gigante en su lucha contra las fuerzas malignas del Dr. Hell. El manga fue publicado por primera vez el 12 de septiembre de 1972 y en la TV, el 3 de diciembre de ese mismo año. 

“Dragon Ball” 

Es un manga escrito e ilustrado por Akira Toriyama. Su trama describe las aventuras de Goku, un guerrero saiyajin, cuyo fin es proteger a la Tierra de otros seres que quieren conquistarla y exterminar a la humanidad. El manga tuvo 519 capítulos impresos recopilados en 42 volúmenes. Se publicó por primera vez en 1984.

“Doraemon”

Fue escrita e ilustrada por Fujiko Fujio. Doraemon se centra en un gato robot cósmico azul que viene del futuro como amigo de Nobita, un chico muy perdido entre los estudios, algo torpe con sus amigos y desafortunado. Doraemon fue llevado a televisión por primera vez en 1973 y desde entonces no deja de emitirse en Japón.

“Shin-chan”

Fue escrita e ilustrada por Yoshito Usui. Se centra en la vida de Shin-chan, un niño de cinco años particularmente travieso, ingenioso e inteligente. Su autor falleció en el 2019 y aunque la serie quedó inconclusa no ha dejado de transmitirse (con capítulos nuevos) desde 1992 y suma más de 1,000 episodios.

Tags:

  • farándula
  • streaming
  • netflix

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines