Lo más visto

Más de Farándula

El genio escondido del East End II

Continuamos con la pequeña historia de noche lluviosa sobre cómo Steve Harris, con unas cuantas libras esterlinas para comprarse un bajo de precisión Fender, llegó a formar a una de las bandas más representativas del heavy metal en el mundo.
Enlace copiado
El genio escondido del East End II

El genio escondido del East End II

Enlace copiado
La primera formación de 1975 de Iron Maiden no produjo ningún álbum ni tampoco tardó mucho en disolverse. Si bien Steve Harris tenía un concepto definido de qué era lo que quería para su banda, no lograba –y en algunos casos no lo dejaban- encontrar a los guitarristas, a los bateristas y a los vocalistas definitivos para su proyecto de rock. Muchos ensayos y varias presentaciones en los clubes empezaron a hacer que la música de la Doncella de Hierro se empezara a colar en los comentarios de los roqueros que buscaban la adrenalina de la puesta en escena de las bandas en las noches de farra del East End y otros barrios populosos.

El primer Iron Maiden hizo su primera presentación oficial el 1 de mayo de 1976, en el St. Nicks Hall, de Poplar, una zona residencial del East End. Algunas de las canciones que se interpretaban en esos primeros años fueron retomadas para el primer EP (no estamos hablando del primer álbum Iron Maiden) y otras se quedaron en las libretas. La alineación de Dave Sullivan y Terry Rance en las guitarras, Ron “Rebel” Matthews en la batería, Steve Harris en el bajo y Paul Day en la voz, al poco tiempo de la presentación en Poplar, se deshizo y llegaron nuevos integrantes a la banda.

Paul Day fue el primero en ser sustituido. En su lugar llegó Dennis Wilcock, que ya había estado con Harris en la banda Smiler. De Day se sabe que tenía una buena voz, incluso una mejor interpretación vocal que Wilcock. Pero el nuevo vocalista tenía más presencia en el escenario que Day. Tenía tanta presencia que de alguna manera empezó a ejercer influencias sobre la interpretación musical y, es más, hasta sobre quién se iba y quién se quedaba en la banda. Su conducta temperamental llevó a Harris a mantenerse al margen de cómo Wilcock se relacionaba con los miembros de Maiden, para evitar confrontaciones.

Aunque entre las cosas que Harris le agradecerá siempre a Dennis Wilcock es haberle recomendado y llevarle a la banda a Dave Murray, un guitarrista prodigioso que desde el principio se enganchó con Harris en las interpretaciones de Maiden, hasta nuestros días. El bajista creador de Iron Maiden estaba más que satisfecho con la intervención de tres guitarras en la banda. Era justo lo que buscaba para su proyecto.

Pero era 1976 y el punk se lo estaba llevando todo y con creces. Principalmente en Inglaterra, los Sex Pistols eran un completo fenómeno musical y el ocaso del hard rock de bandas legendarias como Led Zeppelin y Deep Purple ya era inminente. Definitivamente, al menos ese año, no había espacio en el gran escenario para el nuevo proyecto de Iron Maiden. Fue así como en esa crisis, no solo musical sino también económica, los guitarristas Dave Sullivan y Terry Rance decidieron abandonar el grupo. Los dos se habían casado con sus novias y ya demandaban un ingreso más formal.

Wilcock llevó a la banda a Bob “Bob Sawyer” Angelo como segundo guitarrista para que acompañara a Murray. Fue en esta época cuando la personalidad de Wilcock se descontroló y empezó a hacer y deshacer dentro de Iron Maiden, con Harris solo como observador. Las asperezas musicales y personales con los miembros de la banda terminaron con la expulsión de Ron “Rebel” Matthews y de los mismos Bob “Bob Sawyer” Angelo y Dave Murray, que el propio Wilcock había invitado a Maiden.

En entrevistas posteriores para las biografías del grupo, Harris admitió que fue una actitud tonta permitir que Wilcock se adueñara de la banda y tomara decisiones por temor a no encontrar a otro vocalista. La banda se quedó solo con Wilcock y Harris. Pero un año después cambiaría todo.

***

En 1977, el baterista Barry Graham Purkis, conocido como “Thunderstick”, y el guitarrista Terry Wapram se integraron a Iron Maiden. Pero Harris insistía en que una sola guitarra no era suficiente para su concepto de rock que quería ejecutar. Fue así como Wilcock llevó a un tecladista (sí, el primer tecladista de Iron Maiden) Tony Moore. La banda siguió haciendo sus presentaciones en los clubes y pubs de las zonas del East End, hasta que en los primeros meses del mismo 1977 el vocalista Dennis Wilcock, de forma repentina y por voluntad propia, después de un concierto, se retiró de Maiden.

Harris, ahora sin obstáculos ni personalidades problemáticas con las que lidiar, decidió que Barry Graham Purkis “Thunderstick” no era lo mejor para la banda y también decidió prescindir de los teclados de Tony Moore. En su búsqueda, que ya se acercaba a su final, Harris invitó al baterista Doug Sampson, con quien había estado en la banda Smiler. Y, de forma muy inteligente, le pidió a Dave Murray que regresara a Iron Maiden para hacer la dupla de guitarras con Terry Wapram. Sin embargo, Wapram rechazó la idea de hacer doble guitarra (que era el sueño de Harris) ya que él era un “lone ranger” o llanero solitario. Fue así como Wapram, con la llegada de Murray, se retiró voluntariamente del grupo.

Iron Maiden, para ese entonces, estaba integrado por Doug Sampson en la batería, Dave Murray en la guitarra y Steve Harris en el bajo. Faltaba un vocalista. Y en el concepto de Harris, también faltaba una guitarra más. Aunque para ese año Harris ya había aprendido a hacer con el bajo la segunda de la guitarra de Murray, con lo que se lograba el sonido completo que se buscaba. Ejemplos de estos se encontrarán en el primer álbum, homónimo, de la banda; en canciones históricas como The Phantom of the Opera, en las que Harris interpreta con el bajo el acompañamiento de los punteados, como si se tratase de la segunda guitarra.

Doug Sampson le recomendó a Harris al vocalista Paul Di’Anno, quien encajó a la perfección con la banda desde el principio. Con esta alineación: Di’Anno en la voz, Sampson en la batería, Murray en la guitarra y Harris en el bajo, fue que se creó, en 1978, el primer EP de la banda: “The Soundhouse Tapes”, con una duración de un poco más de 11 minutos y tres canciones: Prowler, Iron Maiden e Invasion. Esta, oficialmente, es la primera producción discográfica de Iron Maiden, aunque no el primer álbum.

Pero aún era 1977, y así como Harris buscaba incesamente a un guitarrista para hacerle compañía a Murray (por la banda pasaron, sin éxito, Tony Parsons, Mad Mac y Paul Todd), Iron Maiden ya iba tomando una forma más sólida, primero por una alineación que al parecer ya iba a ser la definitiva, así como la proximidad a hacer su primer EP y porque en ese año se logra la primera conceptualización de “Edward the Head”, “Eddie The Head” o “Eddie”, uno de los principales integrantes de Iron Maiden que ha estado con ellos casi desde el principio y cuya historia abordaremos en la siguiente entrega.

Tags:

  • leyendas
  • iron maiden en el salvador
  • musica
  • concierto
  • inglaterra
  • iron_maiden_en_el_salvador

Lee también

Comentarios