Lo más visto

Más de Farándula

El medio siglo de la "diosa de ébano"

Naomi Campbell, la diosa de ébano o la gacela negra, como la apodaron en los años dorados en los que desfilaba por las mejores pasarelas del mundo, cumple hoy 50 años.

Enlace copiado
El medio siglo de la

El medio siglo de la "diosa de ébano"

Enlace copiado

Naomi Campbell forma parte de la generación de las supermodelos de la década de los noventa, junto a Claudia Schiffer, Linda Evangelista o Cindy Crawford. A su fama y su belleza siempre las ha acompañado una imagen de diva y caprichosa.

Nacida en Londres, Inglaterra, el 22 de mayo de 1970, Naomi Campbell era hija de Valerie Morris-Campbell, bailarina y modelo de origen jamaicano que tenía solo 19 de años cuando nació Naomi.

De ella heredó la belleza y los pómulos marcados que la hicieron famosa. Sus abuelos habían emigrado a Reino Unido en los años cincuenta del pasado siglo.

Naomi vivió hasta los 12 años con su abuela materna, Ruby Morris, en Streatham, barrio del municipio londinense de Lambeth, a las afueras de la ciudad, ya que su madre vivía por trabajo fuera del país. La identidad de su padre nunca trascendió.

"Tuve una infancia realmente genial, pero siempre me sentí como una adulta en el cuerpo de una niña", escribió la modelo en un libro autobiográfico.

A los cinco años, Cambpell fue inscrita en la escuela de artes escénicas Barbara Speake a la que acudía tras tomar dos trenes y un autobús. Más tarde comenzó a estudiar en la Academia Italia Conti.

Su carrera comenzó cuando aún era una niña y, con solo siete años, apareció junto a otros pequeños en el vídeo musical de "Is This Love", de Bob Marley.

Según contó la propia modelo, este fue el rodaje más emocionante para ella. "Nuestra familia amaba el reggae. Tenía solo siete años no sabía que implicaba. No me di cuenta de que Bob Marley estaría a mi lado", escribió Campbell.

Con la llegada de la adolescencia, Campbell se sentía atraída por el estilo gótico, de acuerdo con sus propias palabras: "Me encantaban los vestidos largos negros y las chaquetas. Y llevaba zapatos Dr. Martens a la escuela", escribió.

Como muchas de las grandes modelos, Campbell también comenzó en el mundo de la moda tras ser descubierta en la calle.

Tenía 14 años, estaba paseando vestida con el uniforme de la Academia Italia Conti por el distrito financiero de Londres y Beth Boldt, la directora de la agencia Synchro, se fijó en ella.

Pareja. La modelo y el multimillonario ruso Vladimir Doronin terminaron su relación en 2013 después de cinco años juntos.

Según contó la modelo, su madre quería que estudiase, pero finalmente cedió y le permitió trabajar como modelo, siempre que no interfiriese con sus obligaciones escolares.

A los 16 recibió la primera llamada de París. Poco después conoció al modisto Azzedine Alaïa, con quien tuvo una relación casi paterno-filial, y de su mano conquistó la ciudad de la moda.

Naomi Campbell, a pesar de los obstáculos que se encontró por su color de piel, consiguió auparse a lo más alto de la moda. Por ejemplo, fue la primera mujer negra en aparecer en la portada de Vogue Francia.

DIVA CAPRICHOSA

Portada tras portada, pasarela tras pasarela, su carrera crecía y su fama subía como la espuma. Y con la fama, los flashes se multiplicaron y todo lo que hacía era susceptible de convertirse en material para la prensa. Poco a poco la modelo fue adquiriendo una imagen de diva caprichosa, mimada y temperamental.

En 1998 Campbell fue a acusada de pegar a su asistente Gerogina Galanis con un teléfono móvil. Según publicaron diversos medios de todo el mundo, la agredida recibió cuatro puntos de sutura en la cabeza por el impacto.

A esta denuncia le siguieron algunas más por parte de otros asistentes a lo largo de los años y, en diversas ocasiones, fue declarada culpable.

En esos casos fue condenada a pagar multas y a prestar servicios a la comunidad. También la denunció un paparazzi al que atizó con el bolso cuando intentaba hacerle una foto.

En 2007, a raíz de una de estas condenas, levantó otra polémica: la modelo se presentó en el edificio público de Nueva York, en el que debía realizar labores de limpieza, vestida de gala.

Su último día de condena, llegó en un coche de lujo, con un vestido largo de Dolce & Gabbana con cristales Swarovski. Más tarde, Campbell subastó el vestido para la fundación Nelson Mandela.

En 2010, la modelo se mostró arrepentida por sus ataques de ira, aseguró que no los negaba, que no se sentía orgullosa y que había aprendido la lección.

En cuanto a su vida amorosa, las relaciones más conocidas de Campbell han sido la que mantuvo con el empresario y magnate de la construcción, así como coleccionista de arte, Vladislav Doronin, desde 2008 hasta 2013, y con Flavio Briatore, director deportivo del equipo Reeanult de Fórmula 1, con quien estuvo desde 1999 a 2003.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines