El sector literario es de los más polarizados”

Enlace copiado
El sector literario es de los más polarizados”

El sector literario es de los más polarizados”

Enlace copiado
Por Óscar González

El no ser una investigadora conocida en El Salvador fue un arma de doble filo, asegura. Algunas personas “clave” para su investigación nunca le respondieron. “Eso ocasionó ciertos vacíos”, afirma. Sin embargo, el trabajo no ha terminado y sigue recibiendo material para solventar ese problema. Su nombre: Tania Pleitez Vela, autora de “Literatura. Análisis de situación de la expresión artística en El Salvador” (2012).

Desde su punto de vista, ¿por qué considera relevante analizar la situación literaria en un país, en este caso El Salvador?

La experiencia literaria (o artística) no implica exclusivamente el misterio de la creación, el “prodigio”, el amor por el arte. El campo literario también es un espacio social, una red, un tejido o un entramado de relaciones donde existen jerarquías, polarizaciones, grupos de poder, “leyes” históricas de funcionamiento, etc. La literatura no implica solo la experiencia sensible en la que se revelan los hechos de la sociedad o de la vida. Implica también unas condiciones sociales de producción y de recepción que terminan por aparecer en la obra.

¿Cuáles fueron los principales retos para desarrollar el diagnóstico?

El principal reto tuvo que ver con que yo no he vivido en El Salvador en los últimos 23 años. Y lo cierto es que durante esos años me había mantenido distante del entorno literario salvadoreño, aunque sí leía lo que se publicaba.

Pero esto también pudo significar una ventaja.

Cuando viajé a El Salvador para realizar la investigación de campo, le comuniqué a la Fundación AccesArte esta inquietud, pero fue precisamente por eso que la fundación estaba interesada en que yo lo hiciera: ese hecho podría beneficiar a la imparcialidad, ya que el sector literario es uno de los más complejos y polarizados.

¿Cuál fue el descubrimiento o resultado más importante?

Entre otras cosas, se descubrió que hay una matriz simbólica que constantemente determina a la actividad literaria. Pero, cuidado, no me refiero a la literatura misma. Al parecer, como sociedad, aún no hemos sido capaces de distinguir o separar al escritor de su obra, es decir, separar al trabajador literario de una imagen estereotipada a menudo relacionada con su lugar social. Por eso todavía se manejen etiquetas como “escritor izquierdoso” o “escritor burgués”.

¿Hay otro estereotipo?

Sí, existe otro: se suele escuchar a gente decir que en El Salvador “nadie lee”, o que “no hay buena literatura salvadoreña”. Esa matriz simbólica en parte ha paralizado, ensombrecido o invisibilizado esfuerzos sobresalientes. En pocas palabras, la red literaria no goza de plena legitimidad, de validación, ante las redes económicas y sociales, y en menor grado, las políticas.

Tags:

  • literatura
  • libro
  • Tania Pleitez Vela
  • arte
  • problema

Lee también

Comentarios

Newsletter