Entre rugidos, colores y risas

El espectáculo de medio tiempo de Katy Perry en el Super Bowl, para una parte de la crítica, fue todo un éxito; pero para otros fue motivo de burla y alejado de las grandes actuaciones de otras estrellas.
Enlace copiado
Entre rugidos, colores y risas

Entre rugidos, colores y risas

Missy Elliott  acompañó a Perry y se robo el show con “Work It”.

Missy Elliott acompañó a Perry y se robo el show con “Work It”.

Lenny Kravitz   aportó su talento musical al show visual de Perry.

Lenny Kravitz aportó su talento musical al show visual de Perry.

Entre rugidos, colores y risas

Entre rugidos, colores y risas

Enlace copiado
El juego entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Seahawks de Seattle estaba caliente y sin un claro ganador cuando llegó el momento para el show del mediotiempo. Fue entonces que Katy Perry apareció sobre una especie de león robot gigante y hasta ese momento parecía que podría ser tan impactante como el show de otras estrellas musicales de la talla de la reina del pop Madonna. Pero en la segunda parte del espectáculo los colores de su vestuario y los tiburones bailarines que la acompañaron no generaron el impacto esperado, pues fueron material de burla para la cantante en las redes sociales.

Los “memes” (en este caso imágenes humorísticas publicadas en internet) aparecieron desde antes que terminara el show de Perry. En México, por ejemplo, se le comparó con la cantante y conductora de programas infantiles Tatiana, y otros hasta recordaron la canción “El tiburón”, del grupo latino Proyecto Uno.

Sin embargo, otra gran parte de la crítica y medios de comunicación internacionales destacaron los recursos tecnológicos utilizados en su presentación y lo calificaron de éxito. La estrella pop comenzó su presentación cantando “Roar” encima del felino robótico. Su vestuario tenía un diseño de flamas. Ella parecía estar segura y con la confianza necesaria para enfrentar el gran escenario, su voz sonaba fuerte, por encima de lo que parecía una pista pregrabada.

Después el escenario cambió a una vibra futurista para la pieza con toques electro “Dark Horse” y a una playa para “Teenage Dream” y “California Gurls”. Para esas piezas, en la segunda parte del espectáculo, Perry lució un vestido de colores y estuvo rodeada de personas disfrazadas de pelotas de playa, tiburones y palmeras.

Katy Perry dependió mucho de los efectos visuales, los colores brillantes, las ilusiones y las luces en este espectáculo, sin basarse tanto en su propio talento. Eso quedó en claro cuando Lenny Kravitz la acompañó para una versión rockera de “I Kissed a Girl”, en la que fue él quien se llevó la atención con su guitarra.

Tags:

  • katy perry
  • risas
  • burla
  • pop
  • super bowl
  • espectaculo
  • musica

Lee también

Comentarios

Newsletter