Lo más visto

Más de Farándula

Farándula Carlos VivesMúsico colombiano

Entrevista “Yo no hago reguetón”

A menos de 20 días de publicar su décimo álbum de estudio con La Provincia, Carlos Vives revela las claves de su nuevo proyecto y afirma que sigue fiel a la búsqueda musical que inició hace 25 años.

Enlace copiado
Entrevista “Yo no hago reguetón”

Entrevista “Yo no hago reguetón”

Enlace copiado

“Yo no hago reguetón, no tengo la naturaleza para hacerlo”. Así responde Carlos Vives a quienes plantean, después de escuchar las cinco canciones que ya se conocen de su nuevo disco, que el samario está más alejado que nunca del vallenato. Él seguramente vio venir las críticas y por eso en “Vives”, su primer álbum de estudio en tres años, las responde con “El sombrero de Alejo”, un vallenato “muy raizal” en el que declara que “contará la historia que el Valle triunfó, que el vallenato se volvió costumbre, se vistió de fiesta y se hizo rocanrol”. Y también con “Nuestro secreto”, “un antireguetón” con el que intenta demostrar que es posible contar historias de amor a ritmo de reguetón, sin recurrir a letras tan explícitas. Después del éxito de “Corazón profundo” y “Más corazón profundo” (Sony Music), los dos discos que marcaron su regreso a las grandes ligas de la industria musical, todo está listo para el lanzamiento, este 10 de noviembre, del décimo álbum de estudio del cantautor costeño y La Provincia.

¿“Vives” se grabó en Colombia?

Casi la mitad. Tenía muchas ganas de poner “Gaira Música Local” en los créditos (risas). Lo empezamos a hacer el año pasado en Miami, con Andrés (Castro).

¿Por qué decidió ponerle su nombre al álbum?

Fue una idea del mánager (el argentino Walter Kolm). Es algo así como: amas, sientes, lloras, ruedas… vives.

¿Esperaba pegar tantas canciones antes de lanzar el álbum? El videoclip de “La bicicleta” ha sido visto más de 1,000 millones de veces en YouTube...

Hicimos canciones que son más radiales que otras, pero no pensamos cosas como “vamos a hacer un hit llamado ‘La bicicleta’ y vamos a llamar a Shakira”. Simplemente se hizo “Vallenato desesperado”, apareció Shakira, le cambiamos acenticos, ella le metió una letra a un arreglo mío de acordeón y se hizo la canción.

Además de las piezas que ya han sonado, como “Al filo de tu amor”, ¿qué vamos a encontrar en “Vives”?

Vas a encontrar vallenatos muy raizales, vas a encontrar mis inventos, que a lo mejor te recuerdan baladas de antes, y vas a encontrar cosas que se conectan con lo contemporáneo. Mis declaraciones de amor al país están ahí. Vas a encontrar “El orgullo de mi patria”, bambuco y champeta... “La tierra prometida”, que es un “porrock” (porro con rock), una mezcla mía de esas entre Alejo Durán y Charly García...

¿No siente que este es el momento en que ha estado más alejado del vallenato?

No. Recuerda que cuando hicimos “Clásicos de la provincia” (1993) todo el mundo dijo que eso no era vallenato, que me estaba “petaquiando” el folclor. Y mi respuesta fue: “Tienen toda la razón, porque yo no hago folclor, sino proyecciones folclóricas”, y eso me lo enseñaron Guillermo Abadía Morales y Santiago García a comienzos de los ochenta.

Desde entonces entendí que soy industria. Si soy industria, lo que tengo que hacer es mi rocanrol. ¿Y de dónde lo saco? Yo lo saco de la cumbia...

Pero su música parece cada vez más cercana al reguetón...

¿Te digo qué siento? Que los que querían crucificarme cuando hice “Clásicos” son los mismos que hoy me dicen: “No has vuelto a grabar vallenatos”. La verdad es que en ninguno de mis discos que no son de clásicos hay esquemas vallenatos puros, aunque todas las líneas melódicas son vallenatas...

¿Entonces Carlos Vives no hace reguetón?

No. Yo no creo que haga reguetón. No tengo la naturaleza para hacerlo.

¿Y la música que graba con gente como Wisin y Daddy Yankee?

Cuando se me acercan artistas como ellos, lo que están buscando es que les ponga el sentimiento del vallenato a sus vainas.

Lee también

Comentarios