Lo más visto

Más de Farándula

Estatus

Estatus no es una palabra nueva en nuestro idioma. La vigésima segunda edición del Diccionario de la lengua española (DEL), de 2001, ya la registra con dos acepciones: “Posición que una persona ocupa en la sociedad o dentro de un grupo social” y “Situación relativa a algo dentro de un determinado marco de referencia”. La última edición del DEL, del 2014, mantiene ambas definiciones intactas.
Enlace copiado
Estatus

Estatus

Estatus

Estatus

Estatus

Estatus

Enlace copiado
El problema, entonces, no está en su significado, sino en su escritura, pues, a pesar de que el vocablo se castellanizó hace bastante tiempo, todavía hay quienes dudan de si se escribe estatus, en español, o status, en su original inglés. Prueba de ello es la advertencia del diccionario Clave (2014) cuando afirma: “Es innecesario el uso del anglicismo status”. Como ejemplos de lo anterior, encontramos que el Puerto Rico Herald publicaba el 19 de julio de 2002 que “el Estado Libre Asociado, la estadidad y la independencia eran todas opciones viables para un status político permanente para Puerto Rico” y en la revista Neurología Argentina, vol. 5, n.° 2, abril-junio, 2013, leemos el artículo “Status epiléptico: actualización en consideraciones clínicas y guías terapéuticas”. Ambas fuentes lo escriben en letra redonda y sin comillas, como cualquier término español. Y no es que no podamos utilizar la palabra status, pues ya el Diccionario de americanismos (DA, 2010) la registra, procedente de Puerto Rico (nada extraño), con un único uso: “Estatus, condición política de Puerto Rico, de Estado Libre Asociado”. Sin embargo, si optamos por este puertorriqueñismo, como el mismo DA señala, deberemos escribirlo en letras cursivas.
 

Lee también

Comentarios