Lo más visto

Ewan McGregor: retorno a la nostalgia

El actor volvió a Escocia, su tierra natal, para filmar la secuela de “Trainspotting” después de concretar su primera experiencia como realizador.
Enlace copiado
Enlace copiado
De los cuatro protagonistas de “Trainspotting”, aquel filme de 1996 inspirado en un libro de Irving Welsh que dejó su sello indeleble en toda esa década, el escocés de pura cepa Ewan McGregor fue quien llegó en mejor forma a la secuela concebida 20 años después por el mismo artífice de la película original, Danny Boyle.

De hecho, en el comienzo de esta secuela vemos a Renton (el personaje de McGregor) en un gimnasio. Más tarde lo veremos en pleno running a campo traviesa o exigiendo su físico a las corridas o en peleas cuerpo a cuerpo. Buena parte de ellas tiene que ver con lo que le ocurre a Renton en esta vuelta a las andadas: había dejado en banda a sus amigos y huido a Ámsterdam con un botín suculento. Después de tanto tiempo, aquellos viejos compinches no olvidaron la deuda.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/IGdiACWiMAM" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>


Justamente al resto de aquella alienada banda de veinteañeros escoceses que sobrevivía entre excesos de todo tipo, robos de poca monta y el consumo de drogas –reflejado visualmente por Boyle de un modo jamás visto hasta ahí– el tiempo parece haberlos marcado con mucha más fuerza.

Al igual que McGregor, Ewen Bremner (Spud) y Jonny Lee Miller (el Sick Boy de la película original, ahora llamado Simon) llegaron a los 45. Pero con facciones mucho más marcadas y angulosas (Bremner) o arrugas y pérdida de cabello (Miller).

El otro miembro del cuarteto es Robert Carlyle, el vehemente e incontrolable Begbie, que tiene 10 años más que el resto. Esa madurez salta a la vista no bien nos reencontramos con el personaje en una cárcel de Edimburgo, escenario casi excluyente de este regreso.

McGregor no solo nos parece el más juvenil de un grupo que sobrevivió a todos los excesos imaginables, y 20 años después, en otro contexto político, se mueve entre la nostalgia, los rencores, la tentación de regresar a los viejos vicios y la necesidad de acomodarse a un nuevo entorno. Además, estamos mucho más familiarizados con su carrera en el cine. Después de su aparición consagratoria en la primera “Trainspotting”, trabajó bajo las órdenes de George Lucas, Woody Allen, Roman Polanski, Tim Burton y Baz Luhrmann. De todos ellos tomó algo para su ópera prima: “Pastoral americana”.

Tags:

  • ewan mcgregor
  • trainspotting
  • secuela
  • danny boyle

Lee también

Comentarios