Lo más visto

Grabado en la historia

La técnica de impresión, conocida como grabado, ha evolucionado de medio de comunicación a un arte.
Enlace copiado
Grabado en la historia

Grabado en la historia

Enlace copiado
El grabado data de hace 1,500 años, explicó el jefe del Taller de Grabado del Centro Nacional de Artes (CENAR), Giovanni Gil. Según afirmó, las diferentes técnicas “nacieron” en dos lugares: Europa (Holanda e Italia) y Asia, principalmente China.

“Los joyeros florentinos le dieron vida, porque trabajaban el metal con ácidos. El grabado empezó con las armaduras de cruzado, en las manecillas de puertas. Antes era volumétrico, pero luego se decide trabajar en objetos planos y fue entonces que sirvió para ilustrar libros, barajas de naipes y cosas así”, dijo.

Por eso, para Gil, esta técnica de impresión que consiste en crear imágenes en una superficie llamada matriz para luego transferirlas a papel se ha ganado el nombre de “la imprenta antes de la imprenta”.

Su forma más elemental es la xilografía o grabado en madera, que surgió a raíz de la invención del papel en 105 a.C. Tras esto tuvo su apogeo en los siglos XIV, XV y XVI. Es en este momento que surge la calcografía con aguafuerte.

Para Gil, el grabado ha tenido una importancia enorme en la historia. “Si no fuera por el grabado no conoceríamos las grandes maravillas del Renacimiento, porque permitió reproducirlas”, explicó. De hecho, fue en este período que tuvo a uno de sus más conocidos representantes: el orfebre, pintor y grabador Alberto Durero.

Y en el siglo XVII tuvo otros representantes. Entre ellos estaban Robert Nanteuil y Jacques Callot. El primero fue conocido por su trazado escultórico y la calidad del modelado, mientras que el segundo fue el primer artista en desarrollar el aguafuerte como técnica artística.

Posteriormente, en el siglo XVIII, fue Francisco de Goya el grabador más importante de la historia del arte español. Este artista fue seducido por el poder de difusión que le ofrecían las nuevas técnicas de grabado, entre ellas las litografías.

Había para entonces tanta atención en el grabado que en 1847, en Francia, hubo una conferencia donde una asociación estableció los parámetros para crear los grabados. Esto incluyó desde técnicas hasta la ubicación de las firmas en una obra.

Y en el siglo XX, un grupo de posimpresionistas constituyó un nuevo movimiento artístico que no descuidó al grabado. Y, de hecho, para muchos vanguardistas esta técnica se convirtió en una de las favoritas.

De medio de comunicación, que permitió a aquellos que no leían entender a través de sus imágenes, el grabado pasó a convertirse en un arte. Evolucionó. Y ahora, con el Mes del Grabado, intenta ganar un espacio en El Salvador.

Tags:

  • grabado
  • Holanda
  • Goya
  • imprenta
  • Giovanni Gil
  • obra
  • arte
  • medio

Lee también

Comentarios