Hombres G: 30 años de historia

Empezaron en la música “por conquistar chicas”, pero con su primer disco, de título homónimo, “Hombres G”, del que se cumplen 30 años, los madrileños empezaron a convertirse en el mayor hito comercial de la época.
Enlace copiado
Hombres G: 30 años de historia

Hombres G: 30 años de historia

Enlace copiado
La celebración del primer disco de Hombres G es un fenómeno tan celebrado como discutido, no exento de debate aún hoy, según sus mismos integrantes.

“Hay muchos prejuicios y atención al qué dirán”, lamenta David Summers, vocalista y bajista de la mítica formación, impresión corroborada por Dani Mezquita. “Nuestra culpa fue vender muchos discos”, asevera el guitarrista.

Ambos atendieron una entrevista con Efe en Madrid junto a sus compañeros, el también guitarrista Rafa Gutiérrez y el baterista Javier de Molina, a propósito de la reedición de su álbum de debut, agotada tras un primer lanzamiento de 3,000 unidades.

“El primer disco fue un bombazo, pero que esto pase otra vez después de 30 años...”, celebra el cuarteto, que encuentra entre su público actual a generaciones posteriores y a mucha gente que en aquella época les “escuchaba en silencio y que ahora han salido del armario”.

Aún así, “si se hace una lista de los 100 mejores discos del pop español, seguro que los críticos no nos van a poner”, añaden, “satisfechos” en cualquier caso de lo conseguido hasta ahora. Hombres G disparó las ventas de discos en España a niveles estratosféricos en los ochenta, compusieron una batería de “hits” incontestables como “Devuélveme a mi chica”, “Voy a pasármelo bien” o “Venezia” y fueron pioneros en su salto a América.

De la elaboración de “Hombres G” (1985) recuerdan una “ilusión irrepetible”. “Éramos unos niños. Ya no es que no supiéramos tocar, es que no sabíamos de nada. El éxito nos atrapó a la primera y tuvimos que aprender sobre la marcha, de camino a actuar en América ante 40,000 personas”, rememora Summers.

“Tener la cabeza centrada”, subrayan, les sustrajo del envanecimiento que aqueja a muchas estrellas en sus circunstancias. “Siempre hemos sido gente sencilla que nos hemos conformado con poco. No hemos soñado nunca con la vida del star-system”, aseguran.

Era tal el bullicio en torno a ellos que de los hoteles conocían sobre todo la salida trasera, la de la cocina, hasta que llegó un día, en 1992, en el que decidieron tomarse un respiro.

“Estábamos con la reserva encendida. Fueron siete discos en siete años, más dos películas, las giras en España y América... Necesitábamos disfrutar de vida privada durante unos años. Lo que no pensamos en que fuesen a ser 10 al final”, explica Mercado. Querían hacer otras cosas, experimentar, pero su marca les precedía y les acosaba. “Estábamos en una fase un poco Abbey Road. Queríamos salir de la etiqueta en la que nos habían metido, pero no se nos permitía. Eso nos jodió y decidimos cortar”, dice Summers.

De ese tiempo son los que consideran sus mejores discos desde el punto de vista de la producción: “Voy a pasármelo bien” (1989) y “Esta es tu vida” (1990), con la colaboración de la Orquesta Sinfónica de Londres y la supervisión de Nigel Walker.

¿Su fórmula secreta? “Mi padre –el director de cine Manuel Summers– me decía siempre que lo importante no era hacer películas buenas, sino hacer películas, porque si haces muchas, alguna te sale muy buena, y que lo de las canciones era igual”, relató el cantante.

Tags:

  • hombres g
  • madrid
  • abbey road
  • voy a pasármelo bien
  • españa

Lee también

Comentarios

Newsletter