Lo más visto

José García: “Es una iniciativa que requiere mucho esfuerzo”

El chalateco creó una campaña de recolección de libros que revitalizó la biblioteca de su escuela y ahora se encuentra diseñando un proyecto de financiamiento para que esta pueda funcionar diariamente sin problemas.
Enlace copiado
Iniciativa.El joven cree que es necesario que la forma de aprender se propicie también fuera del aula. Además, confiesa que con la lectura los jónes y niños pueden explorar nuevos mundos, volverse más tolerantes y mejorar la sociedad. Foto de LA PRENSA/Borman Marmol

Iniciativa.El joven cree que es necesario que la forma de aprender se propicie también fuera del aula. Además, confiesa que con la lectura los jónes y niños pueden explorar nuevos mundos, volverse más tolerantes y mejorar la sociedad. Foto de LA PRENSA/Borman Marmol

Enlace copiado

Una publicación en Facebook fue el detonante para que José García lograra revitalizar la biblioteca del Centro Escolar 22 de junio en La Palma (Chalatenango) y más de 800 alumnos, desde primaria a noveno grado, se vieran beneficiados con una gran cantidad de libros y tuvieran un mayor acercamiento a la literatura.

“Todo comenzó a partir de un disgusto que me llevé cuando salí de mi escuela y fue que la biblioteca, durante yo estudié ahí, quizá estuvo abierta un par de horas al día y cuando íbamos el material estaba empolvado y olvidado, nadie nos ayudaba a encontrar los libros”, comentó García, revelando que su madre (es docente en el centro escolar) le comentó que tenía un plan de trabajo para pintar, limpiar y revivir la biblioteca.

“La donación de libros más grande que recibimos fue el lote de 100 libros, pero en total quizá hemos recibido alrededor de unos 250 libros más”.

Al ver la iniciativa, los padres de familia donaron la pintura y todos los estudiantes pusieron la mano de obra para pintarla.

Al poco tiempo, la campaña de recolección de libros dio sus primeros frutos. Antiguos estudiantes del centro escolar, catedráticos de García, familiares, amigos de la universidad e incluso una editorial confiaron en el proyecto. Esta última les hizo un donativo de 100 libros de literatura infantil y programas para educación primaria.

Unos meses más tarde, con la reestructuración de la escuela, se construyó un nuevo edificio y en uno de los salones se ubicó a la biblioteca. A un lado estaban los estantes y al otro las mesas de estudio para los estudiantes. “La biblioteca ha crecido un montón. Ahora están organizando conversatorios, tardes con cuentacuentos, círculos de estudio, lecturas dirigidas y juegos educativos para los y las estudiantes”, escribió García el 20 de abril junto a una foto de unos niños en la biblioteca.

“La educación tiene que salir del salón y eso es lo bueno que se dio cuando estuvo funcionando la biblioteca en el centro escolar”.
José García, creador de campañana de recolección de libros

Sin embargo, con implementación de la educación inicial la biblioteca fue desplaza hacia el mismo lugar en donde había estado empolvada y por falta de presupuesto para pagar a alguien que la administrara, la cerraron.

Pero García y su madre no se han quedado de brazos cruzados. Ellos han comenzado a diseñar un programa, para proponérselo a ONGs y empresas privadas, que permita gestionar de algún modo los gastos de administración de la biblioteca y esta vuelva a salir a flote.

“Es una iniciativa que requiere mucho esfuerzo de los estudiantes y de las autoridades de la institución, que necesitan retarse más en cuanto a sacar la educación del salón o del método ortodoxo de aprender”, señaló García, confiando en que la situación cambiará en un futuro muy cercano.

Tipos de libros
La campaña fue apoyada por amigos, familiares, exestudiantes y editoriales. Dentro del material recolectado hay: enciclopedias, libros de poesía, cuadernos de estudio, obras literarias, 

Lee también

Comentarios