La ASL tiene futuro incierto

La institución considera que el Gobierno salvadoreño la ha abandonado, pese a que hace varios años firmaron un convenio en el que se comprometió a proporcionarles apoyo económico para su correcto funcionamiento. No se ha cumplido.
Enlace copiado
Daños visibles. Varias partes de la casa en que funciona la ASL registran daños que ponen en riesgo el funcionamiento de la institución. Según los académicos, las reparaciones no se han hecho por falta de presupuesto.

Daños visibles. Varias partes de la casa en que funciona la ASL registran daños que ponen en riesgo el funcionamiento de la institución. Según los académicos, las reparaciones no se han hecho por falta de presupuesto.

Enlace copiado

“Todos los gobiernos están apoyando a estas asociaciones, solo El Salvador no la está apoyando y la va a dejar morirse”, le dijo la tesorera de la Academia Salvadoreña de la Lengua (ASL) a Mario Aldana, vicedirector de la institución. La conversación se desarrolló durante una reunión especial para discutir los problemas financieros que enfrenta la institución, luego de que el 26 de julio la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional la Ley de Presupuesto General de 2017; y por ello, no han recibido los $12,000 que tenían asignados para este año.

Dentro de las tareas que tiene la ASL está normalizar el uso del español, realizar foros y conferencias con estudiante de bachillerato, editar libros, proponer la inclusión de algunas palabras en la Real Academia Española (RAE), promover la literatura salvadoreña y, sobre todo, cuidar la Casa de las Academias (conocida como casa Dueñas) que les fue dada en comodato por el Ministerio de Educación (MINED). Sin embargo, este año no ha habido dinero suficiente para realizar todas esas actividades y, de momento, se sienten “abandonados” por el Estado.

Además, la biblioteca de la ALS tiene goteras, parte de su cielo falso está a punto de caerse, un balcón está dañado y varias partes del edificio están en mal estado.

“Hasta tuvimos que mover la foto de Hugo Lindo (exdirector de la ASL) de donde estaba colgada, porque chorreaba el agua”, contó Aldana.

El 16 de mayo de 1967, el expresidente Julio Adalberto Rivera y la Asociación de Academias Españolas (ASALE) firmaron un convenio en el que se dejaba por escrito que el Estado se comprometía a asignar “una sede digna y una suma anual adecuada para su funcionamiento”, pero 50 años después, pocos creen que eso se esté cumpliendo.

“En julio vino el director de Patrimonio Cultural y Natural de la Secretaría de Cultura (en ese momento estaba a cargo Marlon Escamilla) y vio esto (señala el cielo falso dañado), anduvo tomando fotos, pero solo fue solo la visita y no pasó nada”, lamentó Aldana, quien dijo que este año han podido seguir a flote gracias a donaciones de algunas universidades (Universidad Tecnológica y la Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer) y a los 5,000 euros ($5,800) que les envió ASALE.

Según Aldana, ASL podría funcionar bien con $30,000 de presupuesto, cifra que recibieron únicamente en 2016, gracias a una conversación que tuvo el director de la RAE, Darío Villanueva Prieto, con el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén.

Un Futuro incierto

Hace unas semanas el doctor René Fortín Magaña (antiguo presidente de la ASL) y Aldana tuvieron una reunión con el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, en la que le expusieron la situación que están viviendo y le mostraron el convenio firmado.

“Todo este año no hemos recibido nada, hemos subsistido a base de algunas donaciones”. 

“No nos han dicho nada oficialmente, pero en un periódico salió que nos van a dar $5,000, tanto a esta academia como a la de Historia”, comentó Aldana, quien dejó claro que el titular de Hacienda no les ha dado una respuesta.

LA PRENSA GRÁFICA solicitó una entrevista con el ministro de Hacienda para conocer su postura sobre la situación; al respecto, un delegado de comunicaciones informó que esta se estaba tramitando. Al cierre de esta nota, aún no hay una fecha concreta para la entrevista.

El futuro actual es incierto para la ASL. Según el académico, con el dinero que tienen actualmente podrían subsistir hasta marzo de 2018. “Eventualmente, si no tenemos ninguna donación se puede cerrar la academia y nosotros con este edificio, cómo lo vamos a dejar abandonado”, reflexionó.

“Hemos dejado de hacer algunas actividades culturales, como: conferencias, presentaciones artísticas y cosas así”. 
Mario Aldana, vicedirector de ASL

 

$100
 aportan anualmente los académicos que actualmente conforman la ASL.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter