La despedida de un rey

Vicente Fernández se apoderó del estadio Azteca de México para despedir su carrera artística a su estilo, como el más grande de las rancheras.
Enlace copiado
Enlace copiado
Era su última vez sobre un escenario, pero el cantante mexicano Vicente Fernández volvió a hacer su habitual promesa al público: “Mientras que ustedes no dejen de aplaudir, yo no dejo de cantar”. Las gradas del estadio Azteca de la capital mexicana se llenaron el sábado pasado por la noche para dar su adiós al intérprete, una de las grandes voces de la canción ranchera, con un concierto en el que el cariño de los asistentes y el aguardiente lograron contener la nostalgia que ya se dejaba entrever desde el inicio del evento.

En su aparición en el escenario, Chente, como se refieren a él cariñosamente, agradeció a sus seguidores eso que le han dado que “no se compra con todo el dinero del mundo”, su “presencia, cariño y respeto”, dijo casi sin poder terminar la frase por la emoción.

Bajo la figura de una enorme águila con alas extendidas que coronaba el escenario, el cantante de 76 años abrió su repertorio con “Que te vaya bonito”, al que siguieron otros de sus grandes éxitos, como “Me voy a quitar de en medio”, “Mujeres divinas”, “Hermoso cariño” o “Lástima que seas ajena”.

Una y otra vez, Fernández interrumpía las canciones con el mismo gesto; alzando el micrófono para ceder el turno al público, siempre cerrando los ojos como si quisiera que los otros sentidos no le distrajeran al oír el coro unánime que nacía de las gradas.

“¡Mientras más aplaudan, más canto, y mientras más griten, peor!”, exclamó con humor el cantante, enfundado en un traje de charro negro y a quien le bastaba acercarse la mano a la oreja para desencadenar el griterío de sus seguidores.

El jalisciense levantó de su asiento al público con “Para siempre” y “Estos celos”, demostró su inalterable potencia vocal con “Acá entre nos” y despertó el entusiasmo generalizado cuando anunció la llegada al escenario de su hijo Alejandro Fernández, el más pequeño de sus “potrillos”.

“Gracias por este legado que nos has dejado a todos los mexicanos. Te prometo, te juro, que no voy a dejar morir la música mexicana”, aseguró el hijo antes de interpretar un par de dúos con su padre.

El momento cumbre de la noche se hizo esperar y no fue hasta el tramo final cuando llegó el turno de que Chente cantara “El rey”, que estuvo precedido por un pequeño homenaje: un video en el que artistas como Thalía, Plácido Domingo, David Bisbal o Marco Antonio Solís aparecían interpretando esa misma canción.

Tags:

  • vicente fernández
  • despedida
  • rancheras
  • musica
  • legado
  • leyenda

Lee también

Comentarios

Newsletter