Lo más visto

Más de Farándula

La historia de un secuestro que nos hizo descubrir a la actriz Brie Larson

La habitación es uno de los títulos más sólidos en la competencia por el Oscar en los rubros Mejor Película, Dirección, Guión Adaptado y Actriz. Lo más probable es que consiga el premio para su protagonista, la jovencísima y brillante Brie Larson.
Enlace copiado
La historia de un secuestro que nos hizo descubrir a la actriz Brie Larson

La historia de un secuestro que nos hizo descubrir a la actriz Brie Larson

La historia de un secuestro que nos hizo descubrir a la actriz Brie Larson

La historia de un secuestro que nos hizo descubrir a la actriz Brie Larson

Enlace copiado
Hay un tipo de secuestro que, cuando sale a la luz, deja al mundo boquiabierto. El impacto es tan grande porque las víctimas son niñas o adolescentes, y los raptores son hombres que asisten al trabajo, que se divierten en bares, que tienen amigos y, a veces, hasta una familia.

Cuando la tragedia de una de estas mujeres se convierte en noticia, se confirma la sensación terrorífica de que el lobo puede estar detrás de la puerta y ocultarse durante años.

El sadismo es inmenso porque el raptor no mata a su víctima, sino que la esclaviza. La obliga a vivir en un cuarto acondicionado para el encierro, la viola sistemáticamente, establece reglas de conducta, y, en la mayoría de los casos, la convierte en madre de sus hijos. Estos niños nacen y crecen en cautiverio, como los animales en los zoológicos.

¿Y qué pasa cuando escapan? Que el afuera no es un mundo amable: es un lugar con el que hay que conectar a pesar de haber estado ausente. Hay que lidiar con una sociedad que quiere conocer detalles exclusivos del drama. Hay lástima, hay morbo, hay depresión.

De todo esto trata La habitación , la cuarta película del director irlandés Lenny Abrahamson ( Garaje , Frank ), basada en una novela que escribió su compatriota Emma Donoghue, que además se encargó de adaptar al cine.

La habitación es uno de los títulos más sólidos en la competencia por el Oscar en los rubros Mejor Película, Dirección, Guión Adaptado y Actriz. Lo más probable es que consiga el premio para su protagonista, la jovencísima y brillante Brie Larson.

El resultado de la película demuestra que el director había tomado desde un inicio dos decisiones esenciales sobre el relato: evitar explotar el lado morboso del asunto y hacer a un lado esa lectura hollywoodense de los dramas, según la cual las víctimas siempre están lindas aunque no vean la luz del sol, y se adaptan de forma automática a su antigua vida.

La habitación funciona como dos películas: una durante el encierro y otra luego de la liberación. ¿Su mejor acierto? Que jamás pierde la coherencia en el tratamiento de su enfoque central: las víctimas.

Joy, o Ma, fue secuestrada cuando tenía 17 años por "el viejo Nick", un hombre que fingió necesitar ayuda para su perro enfermo. Era porrista, era popular, era la hija única de una familia feliz. Dos años después del rapto tiene un hijo (interpretado magistralmente por el pequeño Jacob Tremblay, que no está nominado al Oscar). El parto fue sobre una alfombra y ella cortó el cordón umbilical. Todo sucedió en la misma habitación (en realidad un cobertizo en el patio trasero de la casa) en la que estuvo encerrada durante siete años sin ningún contacto con el mundo exterior.

El eje narrativo que hace que todos los rubros funcionen (a excepción de la música, mala y molesta) es el diseño de producción: se cuidaron todos los detalles para mantener la coherencia emotiva de los protagonistas.

La cámara tampoco olvida qué historia está contando y, cada tanto, sigue filmando a los personajes desde arriba (como si el tragaluz siguiera ahí), mientras que los padres de Joy no adquieren un protagonismo forzado.

La habitación es un tire y afloje entre ternura y dureza, entre esperanza y desconsuelo. Las estadísticas prevén que el domingo el Oscar quede en manos de Brie Larson.

Tags:

  • la habitación
  • secuestro
  • brie larson
  • óscar 2016
  • oscar2016

Lee también

Comentarios