La magia de Prince sigue viva

Las incertidumbres sobre su herencia son tantas como las circunstancias de su muerte el pasado 21 de abril, a los 57 años; pero lo que está claro es el rico legado musical que Prince dejó en sus archivos. Y creó hasta el último momento, como muestra también su último álbum oficial. ¿Habrá más?
Enlace copiado
Enlace copiado
Dos de sus discos siguen en lo más alto de las listas de éxitos en EUA, lo que deja en evidencia que el mundo escucha al “príncipe del pop” semanas después de su muerte.

Mientras se investigan las circunstancias de su misterioso fallecimiento en su vivienda-estudio en Minneapolis y siguen las peleas por sus millones a falta de un testamento donde especificara el reparto, ya se especula sobre el potencial comercial póstumo de Prince, el hombre que supo unir el rock, el soul, el blues y el jazz como nadie había hecho nunca antes.

En una entrevista hace dos años que publicó Rolling Stone, Prince confesó: “He grabado música a diario” y aseguró que había “canciones en el cofre del tesoro que nadie ha escuchado aún”. Además, dijo: “Hay varios cofres del tesoro”.

Al parecer, habría creado tanto material que podría elaborarse álbumes enteros, añadió el cantante y multiinstrumentalista de entonces 55 años. A la pregunta del reportero de si esa compilación saldría a la luz más tarde, incluso después de su muerte, Prince respondió: “No pienso sobre un ‘más tarde’. Solo pienso en dirección al futuro”.

La otra realidad

Pero en los últimos 15 años, cuando había perdido el estatus que tuvo en los ochenta y los noventa de renovador del pop y de suministrador continuo de hits, Prince no parecía muy ávido de publicar.

Más bien lo contrario: su creación artística parecía más bien carecer de un fin claro y sacaba a la luz, junto a sus valiosas canciones, otros temas más mediocres que ya no cumplían el dicho de “Just killers, no fillers” (algo así como “solo temas top, nada de material de relleno).

Prince llegó a vender discos con los diarios y algunos de sus materiales solo estaban disponibles por vías poco transparentes de venta. E incluso regalaba discos en sus conciertos.

Esa extraña forma de distribución fue la que usó también con “HitnRun Phase Two”, un CD compilatorio de sus canciones que regaló en sus conciertos antes de que saliera a la venta a finales de abril, es decir, después su muerte.

Podría tratarse del último álbum autorizado por Prince y no por sus administradores. Y prueba que si quería, podía seguir grabando discos de primera clase.

Además, de estas sesiones se desprende que Prince tenía en sus secretos tesoros de estudio del famoso complejo Paisley Park no solo muchas canciones, sino también muy buenas. “Aún no he entregado a las discográficas las mejores canciones”, llegó a decir a Rolling Stone.

“HitnRun Phase Two” es el álbum de estudio oficial número 39 de sus algo menos de 40 años de carrera.

Tags:

  • prince
  • leyenda
  • musica
  • legado
  • disco
  • fans
  • historia

Lee también

Comentarios

Newsletter