Lo más visto

Más de Farándula

La salsa tiene su rey

Marc Anthony demostró a los salvadoreños con su talento por qué es uno de los exponente más importantes de la salsa en este momento. El actor y cantante puertorriqueño entregó sus conocidas canciones con la habilidad de un maestro en su género.
Enlace copiado
La invitada.  La salvadoreña Luzma Andrade se encargó de abrir el concierto de Marc Anthony el viernes.

La invitada. La salvadoreña Luzma Andrade se encargó de abrir el concierto de Marc Anthony el viernes.

La salsa tiene su rey

La salsa tiene su rey

Enlace copiado
Y hubo alguien que se encargó de deleitar con sus ritmos caribeños a un aproximado de 20,000 almas salvadoreñas. Ese fue Marc Anthony, un maestro de la salsa por su forma de dominar en directo las melodías que ejecutó su orquesta el viernes por la noche en el estadio Jorge “Mágico” González.

En la historia de la salsa se recuerda a algunas leyendas, como al cantante de los cantantes Héctor Lavoe, pero en este momento, en el que el género parece no vivir su mejor momento de moda, Marc Anthony demuestra que tiene todas las cualidades para ser el rey. El viernes se paró frente a los salvadoreños, de nuevo, y soltó una voz que por momentos sonó potente y en otros instantes parecía acariciar cada palabra. También derrochó energía y parecía un reloj suizo para manejar los tiempos de cada arreglo. Y ese alguien, fue Marc Anthony.

Todo inició a las 9:25 de la noche cuando la orquesta, conformada por ocho músicos y tres coristas, inició a sonar sus timbales, bajos, pianos y vientos metales, todos esos instrumentos musicales que le dan vida a esta pegajosa salsa. Cuando el artista neoyorquino, de ascendencia puertorriqueña, apareció en el escenario con un sobrio look, que incluyó un impecable traje negro y gafas oscuras, el “Mágico” se transformó en una pista de baile. El reportorio inició con “Valió la pena”, de la misma forma que en su anterior visita, hace seis años.

El público presente al escuchar su brillante voz, con el sentimiento que lo caracteriza, se volvió eufórico. Marc es tal cual como se ve en televisión, aunque su tez ya delata sus 45 años. Con su delgado cuerpo se desplazó con energía por todo el escenario instalado en medio del estadio.

Las palabras tan esperadas del artista no se hicieron esperar después de interpretar su segundo éxito “Y hubo alguien”, su primer sencillo del tercer álbum “Contra la corriente”, lanzado en 1997. Hasta el momento no se apreciaba mayor interacción con el público. Fue hasta cuando vociferó : “Me siento como en casa” y lanzó besos a todas fans.

Los asistentes, en cada una de las localidades que lucían llenas en su totalidad, se dedicaban a bailar, otros a cantar, otros simplemente apreciar un show de primer nivel.

El exesposo de Jennifer López siguió lanzando besos al aire y repetidamente expresaba su típica frase “Check it out” para después introducir otro éxito: “Con esta canción, si la conocen, cántenla con nosotros”. Hablaba de “Vivir lo nuestro”, de su álbum homónimo. Los gritos y aplausos no se hicieron esperar, todos coreaban ese estribillo pegajoso “soñar despiertos… vivir lo nuestro”. Así complació con más temas famosos, como “Hasta que te conocí”, en el que, tal como lo hizo en el festival chileno Viña del Mar el año pasado, mientras cantaba la letra “es que tu fuiste muy mala, muy mala conmigo, por eso no te quiero no te quiero ver jamás” indicó con su mano derecha a la banda que dejara de tocar para dar paso al coro de su público. Esta vez en San Salvador no ocurrió como en Chile, pero sonó muy similar.

Al ritmo de la letra “Que cante mi gente” comenzó la despedida al filo de las 10:45 de la noche. “Muchas gracias, buenas noches”, decía. Unos segundos más tarde se apagaron las luces del escenario y el “¡otra, otra!” no se hizo esperar. Regresó para deleitar “Tu amor me hace bien”, de su noveno disco “Amar sin mentiras”, la cual fue una de las más esperadas. Y no hubo una otra más. Solo un “Muchas gracias. Dios me los bendiga a todos”. Se alejó dando sus típicos saltos y con luces artificiales para apoyar su salida y para aumentar la emoción de los asistentes. Con eso cerró el espectáculo.

El público, sin embargo, se quedó insatisfecho, no porque el concierto no haya tenido la suficiente calidad, sino porque querían escuchar más de sus éxitos. “Con 20 minutos que hubiera cantado más me voy realizada”, dijo Beatriz de Gómez. Pues es tan amplio el repertorio musical que este artista ha cosechado desde 1998 con sus 13 discos que cualquiera se queda esperando más. Sin embargo, tal parece que él sí se fue complacido de la acogida que los salvadoreños le dieron en tierras cuscatlecas. En las redes sociales el artista agradeció porque el público lo recibió en El Salvador: “Gracias El Salvador por una noche inolvidable!”, posteó. Así concluyó un nuevo espectáculo en el país del rey de la salsa del momento.

Tags:

  • Salsa
  • Marc Anthony
  • disco
  • musica
  • letra
  • concierto
  • estadio
  • escenario

Lee también

Comentarios