Lo más visto

Más de Farándula

“Las grandes ciudades son como laberintos”

La ganadora del premio Monteforte Toledo 2004 Carol Zardetto publicó este año “La ciudad de los minotauros”. Se trata de una novela compleja en la cual la metrópolis y sus habitantes propician la reflexión.
Enlace copiado
Enlace copiado
Carol Zardetto es una escritora polifacética. Es abogada de profesión y fue viceministra de Educación en Guatemala. En 2004, fue reconocida con el premio Monteforte Toledo por “Con pasión absoluta”. Zardetto no ha dejado de escribir y este año presentó “La ciudad de los minotauros”, una obra compleja, cosmopolita y multicultural.

El libro se iba a llamar “Nueva York benevolente”, ¿por qué cambió el título?

Fue una decisión más bien editorial. Pero este nuevo título lo escogí yo también. La idea fue darle un nombre más fuerte a criterio de la editorial. Las novelas empiezan de una manera y evolucionan. Esta lo hizo.

La ciudad tiene un peso importante. ¿Cómo fue pensando ese retrato de Nueva York?

Mi manera de trabajar es bastante visual. Uno de mis objetivos fue que la ciudad estuviera siempre presente, que no se perdiera en el transcurso de la narración. Era un reto personal colocar al personaje moviéndose en la ciudad y motivándose alrededor de lo que ofrece. Para mí una ciudad como Nueva York tiene una oferta de estímulos casi desaforada. Esta cuestión hace que la ciudad esté presente casi como un personaje.

¿Nueva York es un gran laberinto?

Las grandes ciudades son como laberintos donde la gente desarrolla sus propios fantasmas. La ciudad no pone esa parte, sino sus habitantes. Los deseos, las obsesiones y las confusiones. La ciudad ofrece, propicia y facilita. Ahí está precisamente el tema del laberinto.



El personaje principal se encuentra con un libro sobre un ixil guatemalteco. ¿Usted tuvo un encuentro similar?

Justamente a mí me pasó. Al leer “El contador de los días” me dio la sensación de estar intimando con alguien. Curiosamente en Guatemala, un país fundamentalmente indígena, esta relación se vuelve extraordinaria, casi imposible. Cuando tuve acceso a esa narrativa, me pareció que abría la posibilidad de escuchar la voz y la manera de pensar de un anciano indígena. Ese enamoramiento se lo trasladé a Felipe.


¿Hay más de usted en el protagonista?

Es un personaje. Lo concebí con sus propias características. Una persona que duda, que le cuesta comprometerse con la vida. A los 50 años todavía anda viendo si encuentra un destino para sí mismo. Los personajes principales son básicamente creaciones de la imaginación sin ningún referente. Esto lo libera a uno emocionalmente. Es mucho más fácil trabajar con personajes que son ficticios.

¿Ese es el tipo de personajes que le gustan?

Me gustan los que son ambivalentes. No planos. Ni completamente buenos o malos. La realidad de la vida es luces y sombras...

En el texto hay otra voz que a veces lo pone en entredicho...

Tenemos la convención implícita de creerle al narrador en primera persona. Pero cada ser humano es incoherente, se miente a sí mismo, tiene ideas que no están explícitas en su discurso. Entonces yo quería desenmascarar al narrador, quería mostrar esos ángulos que no podemos ver y que incluso él no mira.

Tags:

  • carol zardetto
  • escritora
  • ciudad de los minotauros
  • libro
  • laberinto
  • narradorfelipe martinez

Lee también

Comentarios