Lo más visto

Lectura de una parálisisliteraria

El año pasado Fundación AccesArte presentó su diagnóstico de la situación literaria en El Salvador. Aunque lo catalogan como el inicio del que será un documento más profundo, no deja de revelar aspectos del sector literario.
Enlace copiado
Lectura de una parálisisliteraria

Lectura de una parálisisliteraria

Lectura de una parálisisliteraria

Lectura de una parálisisliteraria

Lectura de una parálisisliteraria

Lectura de una parálisisliteraria

Enlace copiado
Se dice que en El Salvador nadie lee; que no hay literatura. A eso, la directora ejecutiva de Fundación AccesArte (FUNDECULTURA), Claudia Cristiani, y su equipo de trabajo le llamaban “la nube negra”. Esta fundación realizó un diagnóstico de la literatura como parte del proyecto “Análisis de situación de la expresión artística en El Salvador”. Los resultados rechazaron esa “nube negra”. “Sí se produce literatura en el país, hay buena y sí hay gente que lee”, apunta Cristiani.

“En El Salvador nunca ha dejado de existir interés por la literatura...; ni mucho menos se ha dejado de producir aun en los periodos más difíciles de nuestra historia reciente”, complementa la encargada de la investigación, Tania Pleitez Vela.

Pero, a pesar de ello, las deficiencias y dificultades del sector literario parecen superar con creces los aspectos positivos. “Cuando empezamos el proyecto nos dimos cuenta de la crisis de información”, explica Cristiani. Por ese motivo, ella y la investigadora a cargo del proyecto tuvieron que alargar el tiempo de la investigación para buscar esos datos primarios.

“En literatura, el análisis se ha hecho con base en entrevistas. Y esto representa problemas: es difícil corroborar lo que te dicen. Es una carencia importante para el sector y el país, porque si no se tienen esos datos sistematizados, cualquier esfuerzo va a estar condicionado o limitado”, expresa Cristiani.

Por ese motivo, aunque ese primer estudio ya se terminó y se publicó en versión digital, todavía siguen recibiendo información. Y no solo eso. Según explica Pleitez Vela, debido a que esta investigación es solo un punto de partida de un análisis mucho más profundo, en estos momentos se encuentran en una segunda fase: preparan un documento que analizará y revisará los resultados de ese primer estudio.

“Pero este será con un enfoque más maduro y reflexivo, porque de eso se trata: de seguir interpretando. No nos podemos quedar con un documento ‘muerto’”, dice Pleitez Vela.

Ese primer documento de más de 400 páginas se dividió en dos grandes partes. La primera plantea una breve historiografía de la literatura salvadoreña. Mientras, la segunda es el diagnóstico en sí. Esta última parte se separó en cinco áreas para investigar a todos los actores que participan e influyen en este sector, principalmente los escritores. El estudio aborda las áreas de formación profesional, de difusión de la producción, del acceso y consumo del público y de la preservación de los textos literarios.

A pesar de no considerarlo un documento concluyente, sí es revelador. “De las conclusiones, la más importante, aunque parezca fuera del sector, es que la precariedad de la educación formal tiene un impacto importante, significativo, crucial en este sector”, expresa Cristiani.

Agregó que existe una parálisis preocupante de los actores que participan. “Hay dispersión del sector y falta de asociación”, señala, y agrega: “Los editores no hablan con los libreros, los libreros no hablan con los bibliotecarios, los bibliotecarios no hablan con los escritores. Cada uno está en lo suyo. Y eso sucede incluso en el interior de cada sector”.

Tags:

  • literatura
  • crisis
  • investigadora
  • escritores
  • Claudia Cristiani
  • Tania Pleitez Vela

Lee también

Comentarios