Lo más visto

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

En un escenario erigido en el Mall, el céntrico parque que une los principales edificios gubernamentales del gobierno estadouniense, y con el Capitolio del que depende la reforma a sus espaldas, los mexicanos entonaron algunos de sus clásicos himnos sobre migración, como "Tres veces mojado" o "La jaula de Oro", en medio de discursos de legisladores y activistas pro inmigración.
Enlace copiado
Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Los Tigres del Norte cantan en Washington por reforma migratoria

Enlace copiado
La popular banda mexicana Los Tigres del Norte hizo hoy un hueco en su apretada agenda de conciertos para cantar en Washington con un propósito muy especial: apoyar las demandas de una reforma migratoria que dé una vía a la legalización de los 11,7 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
 
En un escenario erigido en el Mall, el céntrico parque que une los principales edificios gubernamentales del gobierno estadouniense, y con el Capitolio del que depende la reforma a sus espaldas, los mexicanos entonaron algunos de sus clásicos himnos sobre migración, como "Tres veces mojado" o "La jaula de Oro", en medio de discursos de legisladores y activistas pro inmigración.
 
Con todo, ni siquiera la publicitada presencia de Los Tigres del Norte, así como la de la cantante mexicana Lila Downs, logró atraer a las decenas de miles de manifestantes prometidos por los organizadores del evento, grupos proinmigración que se tuvieron que conformar con la presencia de apenas un millar de personas.
 
"La verdad, pensaba ver más movilización, pero es muy poca la gente que ha venido", dijo a dpa Juan Carlos Herrera, un inmigrante salvadoreño que viajó este martes desde Baltimore, Maryland, para presenciar el concierto y la manifestación posterior al Capitolio.
 
"Quizás están perdiendo las esperanzas porque no se ve nada claro" el futuro de la reforma migratoria, aventuró sobre la escasa presencia, aunque este inmigrante indocumentado consideró importante pese a todo estar presente porque "si lo seguimos apoyando, vamos a lograr lo que queremos", confió.
 
Un discurso que también sostuvieron hoy en el corazón de Washington los numerosos grupos que llevan intensos meses de cabildeo por la reforma migratoria.
 
"Todavía me siento optimista", aseguró el director de la organización proinmigración America's Voice, Frank Sharry, a dpa. "Vamos a tener la posibilidad de un punto de inflexión este otoño (boreal), ahora mismo todos se están centrando en el límite de la deuda y el cierre del gobierno, pero habrá una oportunidad en noviembre o diciembre de tener los votos en el pleno", confió.
 
Pese a todo, tanto legisladores como activistas en Washington admiten que la ventana de oportunidad es muy pequeña y que la actual crisis entre demócratas y republicanos le ha restado impulso a otras prioridades legislativas como la inmigración.
 
Para demócratas como el senador Bob Menéndez, uno de los autores de la propuesta de reforma migratoria bipartidista que se aprobó en el Senado a finales de junio pero que se ha estancado en la Cámara de Representantes dominada por los republicanos, sólo se necesita un paso adelante del presidente de ese hemiciclo, John Boehner, para que permita un voto que siente seguro.
 
"Lo único que pedimos es que nos den un voto para la Cámara para aprobar de una vez la reforma migratoria y que millones puedan salir de las sombras", afirmó desde la tarima antes de la actuación de Los Tigres del Norte.
 
"Queremos un voto y lo queremos ahora", reclamó entre aplausos y gritos de "sí se puede" desde el público.
 
Pero aunque al escenario también se acercaron este martes bastantes congresistas republicanos, como Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen, que apoyan decidiamente una reforma migratoria, hay consenso en que los pasos no son tan fáciles ni claros.
 
"Nuestro peor enemigo hoy en día es el tiempo", reconoció Díaz-Balart a la prensa tras el acto.
"La buena noticia es que estamos avanzando, cada día estamos más cerca para resolver este problema y espero que tengamos tiempo, porque obviamente queremos lograrlo este año", explicó. Para ello, sin embargo, puntualizó, "la única forma es de una forma bipartidista", algo que en vista de las tensiones en la propia Cámara de la que forman parte parece difícil.
 
Según Sharry, aunque actualmente habría "suficientes" votos en la Cámara Baja para aprobar un proyecto de reforma migratoria que luego sea consensuado con el del Senado, los republicanos no van a mover nada que cuente con votos "en su mayoría demócratas y muy pocos republicanos", que es lo que complica el asunto.
 
El influyente activista, con muchos contactos en el Capitolio, se mostró confiado en que en no demasiado tiempo los republicanos presenten algún tipo de propuesta que incluya el requisto calificado de indispensable por los demócratas: una vía a la legalización de los millones de indocumentados.
 
De todos modos, coincidió con Díaz-Balart en que el tiempo es ahora el principal enemigo, sobre todo teniendo en cuenta que en poco más de un año habrá elecciones parlamentarias que volverán a condicionar el ambiente político del Capitolio.
 
"De forma realista, necesitamos ver una acción en el pleno (de la cámara baja) este año. Si no vemos algún tipo de acción, no será imposible, pero sí más duro", reconoció.
 
"Tenemos 11 millones de motivos para seguir luchando hasta el final, pero en vista del calendario del Congreso, va a ser difícil empezar el proceso legislativo en la Cámara de Representantes cuando cambie el año", advirtió.

Tags:

  • los tigres del norte

Lee también

Comentarios